jueves, 10 de agosto de 2017

CRÍTICA | LA HORA DEL CAMBIO, de Salvatore Ficarra y Valentino Picone


Cambiar (pero no mucho)
LA HORA DEL CAMBIO (L'ORA LEGALE)
Italia, 2016. Dirección: Salvatore Ficarra y Valentino Picone Guión: Salvatore Ficarra, Valentino Picone, Edoardo De Angelis, Fabrizio Testini y Nicola Guaglianone Reparto: Salvatore Ficarra, Valentino Picone, Vincenzo Amato, Antonio Catania, Sergio Friscia, Eleonora De Luca, Alessia D'Anna, Ersilia Lombardo, Leo Gullotta Fotografía: Ferran Paredes Género: Comedia. Sátira política Duración: 85 min. Tráiler: Link Fecha de estreno en España: 11/08/2017
¿De que va?: Pietrammare es un pueblo dominado por la corrupción. Las tornas cambian tras los resultados electorales. Dos hosteleros, amigos y familiares del nuevo alcalde, sufrirán en sus propias carnes lo que implica vivir y trabajar de la forma más "legal".


La parodia nacional sigue dando muy buenos réditos a nuestros vecinos italianos. Tras el éxito de taquilla de Un italiano en noruega, el país alpino prueba suerte en la cartelera veraniega con La hora del cambio, enésima exageración de todos los clichés que se puedan imaginar. Salvatore Ficarra y Valentino Picone dirigen, escriben y protagonizan (en resumen: eclipsan) esta disparatada crónica de un pueblo que, tras celebrar la entrada en el ayuntamiento de un nuevo alcalde, se dará cuenta que vivía mejor saltándose las leyes. La película discute sobre la corrupción, sus efectos y sus participantes, e incluso nos insta a reflexionar hasta qué punto los marcos legales potencian modelos de convivencia artificiales, al borde de lo insostenible. La reflexión, con todo, se evidencia a los pocos minutos de metraje: lo que sigue a su estimulante planteamiento es una comedia ruidosa, con personajes casposos, chistes evidentes y una narración que se apiada de sus odiosos protagonistas. Y es que el cambio, en términos cinematográficos, y a falta de nuevas reformulaciones, ya se produjo décadas atrás: para contextualizar estos tiempos de políticas insensibles y ciudadanos cansados, nada mejor que remitirse al Neorrealismo italiano. O, en su defecto, a Berlanga (más cómico y, en esencia, "más nuestro"). La hora del cambio es puro cómic, espectáculo tontuno, evasión de multicines. Tan acomodaticia y masticada que, en el fondo, propugna el mensaje contrario que parece defender: pan y circo... sin pensar demasiado. Otra oportunidad fallida para ennoblecer una comedia europea que sigue explotando con mínimas variaciones la fórmula de Bienvenidos al norte.


Para espectadores que no se cansan de reírse de las miserias propias y ajenas.
Lo mejor: El arsenal de chistes es tan elevado que, por pura estadística, ríes en algún momento.
Lo peor: Su condescendencia.

Descubre todos los estrenos del mes en 
EL PODCAST DE C&R: ESTRENOS VERANO

No hay comentarios: