miércoles, 2 de febrero de 2011

THE KIDS ARE ALL RIGHT (LOS CHICOS ESTÁN BIEN) 8 / 10

Creo que sin querer fui el menos entusiasta con Entre copas, Pequeña Miss Sunshine, Juno y cuantas comedias indie han concurrido al Oscar. Me enervan esas películas en las que hay un personaje gay, casi siempre secundario, moviendo las manos, alardeando de voz aguda y comentando el vestido de la chica protagonista. Pero he claudicado ante una película tan tierna como The kids are all right, lo más alternativo y me atrevo a decir que de lo mejor  de estos Oscar sin obras redondas. En esta ocasión, la historia me ha divertido sobremanera y he celebrado la interpretación de Bening, que parece lesbiana de cuna. Con Moore nos volvemos a sorprender: ella lidia con el personaje más alegre y con los momentos más agridulces, todo para demostrar que sus pecas son de oro y que su rostro llorando es la imagen más cinematográfica de la modernidad. Porque The kids are all right es una película moderna. Me gusta que exponga la historia de una familia peculiar, dos lesbianas y sus respectivos hijos nacidos por inseminación artificial, de forma natural, sin que el guión ceda a la nota de pié de página o justifique la extravagancia de la idea. Pero la premisa no es tan surrealista: se adapta a los tiempos, e inserta la homosexualidad de forma natural, sin estridencias, demostrando que el cine a veces parece más avanzado socialmente que la propia vida que en teoría retrata. Y es aquí donde radica la virtud de The kids are all right: que sea un cuento sobre la maternidad, y que sus dos radiantes protagonistas sean, ante todo, personas, madres y mujeres adultas. También a lo que respecta al personaje del padre, un Mark Ruffalo excelente. Intentando establecer una carambola de Oscar, recordé que The blind side termina de la misma manera que The kids are all right, o sea, con la marcha de un hijo de la casa familiar para ir a la universidad (y todo lo que representa para una madre: aceptar que ya no tiene ni puede ni debe tener el control absoluto de la vida de la persona que más quiere). Como ese gesto cariñoso en la mano que se regalan Moore y Bening al final de la película, The kids are all right es amable, que no por ello azucarada; una historia que mezcla lo liviano (la comedia de enredo) con lo comprometido (el retrato de 'la otra Norteamérica'). Siempre que se mezclan drama y comedia la jugada es difícil porque se puede caer en lo peor de ambos géneros; eso no ocurre en el título que nos ocupa: aunque podrían suprimirse y añadirse cuantos detalles se quieran, la cinta resulta de lo más agradable. Logra algo muy difícil: que, viendo a los protagonistas comer, el espectador crea ser el comensal invisible que puede hablar y compartir impresiones con los personajes de la historia. También tener la certeza  de que esa familia podrían ser nuestros vecinos o amigos. The kids are all right es uno de los títulos del 2011 y debería proyectarse en institutos, centros educativos y algunas televisiones de discurso añejo. Una película sobre temas corrientes abordada de forma poco corriente. Antes de que salga del Kodak Theatre con el marcador a cero, The Kids are all right goza de toda mi simpatía. Que siga la racha.


Nota: 7

6 comentarios:

ArturO dijo...

Y ojala que salga con el marcador a cero ... bueno es mi humilde opinion para un guion tan flojo, traicionero y lleno de momentos forzados.
Buena critica aunque no comparto el alarde por esta pelicula, jjeje
Prefierio Juno & Little Miss Sunshine :D

daniel dijo...

Bueno, estamos muy de acuerdo en la crítica, es una muy buena propuesta independiente. Un trabajo muy bien ejecutado, bien actuado y con una potencia que paraliza. Enfocada con claridez.

Ruco dijo...

Magnífica película. Magníficos Julianne Moore y Mark Ruffalo y enorme, inmensa Annete Bening.

Roke dijo...

Casi estroy más de acuerdo con ArturO que contigo, aunque tampoco soy tan extremista. Creo que lo único original es la premisa, el resto lo hemos visto mil veces.
Y Julianne Moore tendría que haber estado nominada al óscar antes que Annette Bening...

Manderly dijo...

¡Qué ganas tengo de verla! ¡Me encanta Julianne Moore!

troyana dijo...

Comparto la crítica positiva de esta comedia que a mí me dejó muy buena impresión.Te dejo enlace de la entrada que le dediqué por si te apetece leerla:

http://historias-troyanas.blogspot.com/2011/01/kids-are-all-right.html

saludos e interesante blog!