jueves, 18 de octubre de 2012

SITGES 2012: JOHN DIES AT THE END, de Don Coscarelli

Lo que la salsa de soja esconde
JOHN DIES AT THE END, de Don Coscarelli (EE. UU., 2012)
¿De qué va?: Una nueva droga circula por la ciudad. Es conocida entre los más jóvenes como 'salsa de soja' y quienes se la inyectan mueren... para luego revivir a los pocos segundos. David entra en contacto con algunas de las víctimas de la extraña sustancia y se propone poner fin a su distribución. Lo que desconoce es que la 'salsa de soja' tiene poderes especiales que van más allá de lo humano y que le llevarán a traspasar todo tipo de límites. Ya a salvo, David cuenta su increíble historia a un periodista en un restaurante perdido. ¿El principal interés? Saber si David consiguió salvar a su amigo John o no. Aunque bien pensado... ¡ya estaba muerto desde el minuto uno!
Reacciones del público en Sitges: Don Coscarelli recibió entre un público entregadísimo el premio La màquina del temps en reconocimiento a su aportación al cine fantástico y de terror. En realizador de Phantasma saludó a la platea y recordó que era la primera vez que se proyectaba su nueva película en Europa. Entre el público había fans de Coscarelli y muchos aplaudieron en bastantes escenas. Aunque objetivamente pocos salieron contentos de la sala.


Valoración: Sitges premió el año pasado a Red State, la obra más seria de un cineasta asiduo al cine cahondo (Kevin Smith). Con John Dies At The End se produjo el proceso contrario al ser la película más cómica de un autor mítico del terror de serie B. La película no tiene ningún tipo de sentido y carece de cualquier estructura cabal. ¿Por qué? Estamos ante la adaptación a la gran pantalla de una historia escrita por distintas personas mediante capítulos independientes en internet. ¿Se acuerdan de esos libros en los que podías decidir qué pasaba a continuación y seguías leyendo en la página indicada? ¿O del juego del teléfono, en el que una frase corría de persona en persona hasta desvirtuarse por completo? ¿O de esas redacciones de colegio en el que el profesor proponía el primer párrafo y tú tenías que seguir el hilo del cuento? Pues algo parecido, con la característica que la historia parece haber sido escrita por inexpertos en celo. Y claro... la literatura juvenil o experimental, y lo de 'literatura' es por decir algo, tiene difícil traslación en el cine, medio en el que, se supone, hay un guion de base. John Dies At The End, por su naturaleza y por defecto, es loca, absurda, surrealista... y mala, muy a su pesar. Es una sucesión de despropósitos y bromas sin gracia (al público le gustó el 'perrito caliente que cumple las funciones de smartphone con línea con el más allá': es solo un ejemplo pero así se hacen una idea del tono puber y cutre del film). Es como si un drogata pusiese en la coctelera la peor comedia americana protagonizada con niños con espinillas y la peor película de terror adolescente. Como conjunto de sketches puede tener su punto... solo eso. Es más: John Dies At The End dista de ser una 'película', directamente. Paul Giamatti tuvo la valentía de producirla... ¡pobrecito! No se estrenará comercialmente, y eso de ocupar las filas más polvorientas de los videoclubs ya ha pasado a la historia. Recomendación: si encuentran algún link de descarga pasen de ella. Olímpicamente. Sin miedo. Quien escribe esto la soportó de pe a pa 'por no hacer un feo' y porque no todos los días se está en Sitges. Pero es de lejos el peor engendro audiovisual que he podido ver en mucho tiempo. Horrorosa.


Para incondicionales de las comedias de terror descaradamente frikis
Lo mejor: Paul Giamatti.
Lo peor: A riesgo de ser duro, todo lo demás.

Nota: 1

Tráiler:

1 comentario:

Manuel Márquez Chapresto dijo...

A tenor de lo que cuentas, compa Xavier, candidata automática a convertirse en el enésimo film de terror de culto. Demasiadas hornacinas, demasiados santos…

Un abrazo y buena tarde.