miércoles, 7 de octubre de 2009

OBRAS A REIVINDICAR: 8 MUJERES (2002)

Existen pocas películas como 8 mujeres dentro del cine francés. Es más: existen pocas películas como esta dentro del panorama cinematográfico actual. Es arriesgado querer en pleno S. XXI reivindicar las formas del teatro, las tramas sencillas y las historias basadas por completo en los actores, sus gestos y sus diálogos. 8 mujeres es un ejercicio de depuración estilística y manipulación festiva de los colores, aquí chillones, vivos, irreales. 8 mujeres no quiere dar lecciones de nada, su naturaleza es noble aunque sus formas pueden llegar a exasperar. Si se disfruta, la película es pura diversión, el placer de ver a las ocho mejores actrices francesas del momento reunidas en una opereta de enredos, en un cuento de culpables y víctimas, de fantasmas avaros, de amores utópicos, de canciones radicales, de paz imposible. 8 mujeres nace y crece en la hipérbole y es única en su especie. Guste o no, es un título difícil de evitar y olvidar.



François Ozon, que aquí reivindica a cada plano ser el Pedro Almodóvar francés, arranca su criatura de forma irónica. El humor negro que planeará por la mansión protagonista queda resumido en sus títulos de crédito: ocho flores en representación de las ocho únicas protagonistas de la obra. La apuesta es súmamente kich y el espectador entiende que lo que va a ver es tan bello y a la vez tan falso como las flores del inicio. Las rosas acaban teniendo espinas y, al cortar su tayo, nos topamos directamente con un vodevil que nunca se desenreda. El amor de Almodóvar por las mujeres (solo Ozon es capaz de exponer la homosexualidad femenina de una forma tan festiva), el diseño de una escenografía y trama al más puro estilo Agatha Cristie y una muy francesa combinación de drama, thriller y comedia de locos redondean el conjunto. El espectador, ante tanto histrionismo, no tiene tiempo ni para respirar. Al acabar la obra (todo sea dicho: con uno de los finales más impactantes de la década, fiel a las trampas y virtudes del relato), los ocho bufones, cada uno con la ropa que los caracteriza (aquí no hay seres, sino sombras, matices, intuiciones: todas, a su manera, representan a una única fémina, el monstruo que ha acabado con la vida del señor de la casa), se presentan en fila ante el espectador. Los personajes, que manipulan a sus compañeras y a la propia audiencia, se despiden de una forma tan teatral como teatrera, tal y como son y serán sus vida.



8 mujeres plantea otra posibilidad de análisis: la relación del autor con sus musas. Ozon retrata a sus actrices con un respeto increible. Ozon, director y cinéfilo, no puede evitar esconder su admiración hacia los seres que retrata, consciente, en el caso de Deneuve, Huppert (la mejor con creces) o Ardant, de estar ante auténticos mitos del séptimo arte. Las imágenes de Ozon parecen las de un fan obsesionado, las estampas de un lunático que orquestra un pequeño juego para ver a sus actrices en acción. Poco importa el qué si, al final, el voyeur podrá disfrutar de sus damas. Hay en el propio concepto de 8 mujeres una tensión erótica no resuelta, y, con ella, la cinta se reivindica como una película gay, la consumación de un deseo malsano, el morbo de ver el glamour de unos cuerpos en continuo contoneo. Este apunte precisa un matiz: Ozon no desnuda a la fémina, pero sí la observa desde todos los ángulos; Ozon se acerca a la mujer con mimo, con admiración, como símbolos de una condición sexual que aplaude a la mujer sin sentir por ella una motivación sexual. Ozon encierra a sus actrices para salir del armario cinematográfico, sin ridiculeces ni plumas fáciles, con un guión ingenioso. Tal y como hacía el Almodóvar de hace unos años...



En resumen, estamos ante una propuesta original, fresca, capaz de dividir a la audiencia. Tendrá muchos admiradores y otros tantos desertores, algo que corrobora la personalidad de Ozon y el acierto del invento. Junto a El sabor de la sandía, el musical (las ocho canciones son de amor y de desamor, calman la trama y describen a cada personaje) más extremo de la década.

6 comentarios:

Pablo Martinez dijo...

Recuerdo haber visto esta película en un micro, en un viaje muy cansador, y que la situación no se prestaba para verla jeje... Debería ver si es tan buena como decis ;)

Un abrazo Xavi!! Este blog se las trae! jeje

Saludos! Te espero por mi blog para comentar ;)

PM

J.A. Pérez dijo...

Lo siento... pero no. "8 mujeres" me parece un pestiño insoportable y pretencioso. La trama es muy previsible y a mitad de trama ya no soportaba pensar que me quedaban tres o cuatro canciones para terminar.

De acuerdo que todo va en el gusto de cada uno, pero en este caso tengo que disentir contigo. Para mi esta no es una pelicula reivindicable.

De todas formas ME ENCANTA TU BLOG. Un saludo...

Mariano Masci dijo...

Comparto tu admiración por esta película... a mi en lo personal me encantó. Recuerdo que una amiga me la prestó en dvd... y tardé años en devolvérsela, jejeje... Aunque, desde mi punto de vista, lo mejor del film es, idudablemente, Ludivine Sagnier... realmente borda su papel de niña enfermiza y retorcida. Sin duda, una cinta obligatoria para cualquier seguidor del cine francés...
Saludos!

Ricardo Baticón dijo...

Totalmente con tu reivindicación a favor de 8 mujeres. Fue una película que cuando se estenó la disfruté en el cine... y después, me la regaló en dvd una amiga. Muy entretenida y recomendable.

Roger Reyes dijo...

Xavi, quiero felicitarte por tu buen gusto, solemos coincidir muchas veces.

De Ozon me gusta casi todo, desde Les Amants Criminels a la emotiva Le Temps qui Reste, pasando como no por ésta 8 Femmes, que es de lo más original. Pero de su filmografía dejo mi particular recomendación: Swimming Pool. Menos audaz formalmente que otras de sus peliculas, pero con ese aire de suspense hitchcockiano, ese in crescendo sobre el proceso de creación de una novela y una maravillosa (como siempre) Charlotte Rampling.

Un saludo! y felicidades por tu blog, que me encanta

ArturO dijo...

Esta es la unica pelicula que me entusisma de Ozon, Swimming Pool me parece fallida, Los amantes criminales sufrible al igual que Le Temps qui Reste, que es pura tomadura de pelo.
Pero 8 mujeres es como tu lo dices dificil de evitar y de olvidar.
Saludos, y pasate a leer el analisis de The White Ribbon en mi blog, me gustaria ver tu opinion.
http://littlespotless.blogspot.com/