viernes, 30 de enero de 2015

CRÍTICA | EL FRANCOTIRADOR (AMERICAN SNIPER), de Clint Eastwood


Tirador sin puntería
EL FRANCOTIRADOR (AMERICAN SNIPER), de Clint Eastwood
6 nominaciones al Óscar, incluyendo mejor película, mejor actor protagonista y mejor guion adaptado
EE. UU., 2014. Dirección: Clint Eastwood Guion: Jason Hall, a partir de la autobiografía de Chris Kyle Fotografía: Tom Stern Música: Clint Eastwood y Ennio Morricone Reparto: Bradley Cooper, Sienna Miller, Luke Grimes, Jake McDorman, Kyle Gallner, Keir O'Donnell, Eric Close, Sam Jaeger, Owain Yeoman, Brian Hallisay Género: Drama bélico. Biopic Duración: 130 min. Tráiler: Link Fecha de estreno en España: 20/02/2015
¿De qué va?: Chris, un marine de éxito, se enroló en el ejército norteamericano tras el ataque a la Torres Gemelas. Su puntería, su sangre fría y su precisión con las armas lo convirtieron en una leyenda: se cree que fue uno de los soldados más mortíferos en las distintas operaciones de las que formó parte en suelo iraquí.


Muchas veces olvidamos que el cine es una herramienta perfecta para transmitir ideas, abrir debates y destapar realidades. La fascinación del séptimo arte logra que los mensajes de los films se cuelen en nuestro subconsciente y configuren la mentalidad de toda una sociedad. El cine refleja nuestro presente, pero también utilizamos el cine para evidenciar cuáles son nuestras posiciones y expandir nuestras opiniones a infinidad de públicos. De ahí que la creación artística siempre implique, directa o indirectamente, de forma más o menos explícita, un posicionamiento político. Y cuando hablamos de los Óscars y de las películas que aúpa la Academia, ese hecho se engrandece... ¿o acaso los Óscar no encarnan los ideales norteamericanos, tanto en la liturgia de sus nominaciones-premiaciones como en los films citados año tras año?


Todo esto viene a colación de El francotirador, una película que suma y sigue en la larga lista de películas sobre la Guerra de Irak; y lo hace, además, por ser un título que ha gozado del beneplácito de los premios más preciados del panorama cinematográfico: ahí están sus 6 candidaturas al Óscar y su éxito en la taquilla estadounidense. ¿Por qué? Porque estamos ante un film de regusto patriótico, hábilmente parcial, de miras escandalosamente reducidas y deudor de ese 'ser y sentir norteamericano' que a cualquier cinéfilo y ciudadano crítico deberían encenderle todas las alarmas del buen gusto. Para Eastwood, cineasta que nos merece pese a todo un enorme respeto, la guerra no solo es lícita, sino que un asesino puede pasear su banda de héroe con total impunidad. Para Eastwood, alistarse a una guerra para defender la madre patria es tan elogioso que el 'enemigo', al menos en pantalla, se describe como un bloque homogéneo, sin matices, cual mal atávico que, cómo no, hay que destruir. Mensaje de por sí escandaloso, de repercusiones peligrosas, facturado con la pericia habitual de los blockbusters yankis: las acciones se suceden a un ritmo tan enérgico que cualquier atisbo de reflexión es imposible.


En resumidas cuentas, El francotirador (y perdonad de antemano el tono personal que sigue) es una película que me causa gran antipatía, aun reconociéndole las bondades técnicas de siempre. Su estreno, además, debería motivar algunas líneas de debate sobre la desfasada ideología de los Óscar y la exposición-espectáculo de la violencia en el cine norteamericano. El francotirador no propone ninguna encrucijada moral, pero ese debate recae en el espectador despierto, aunque sea para dejar en pañales los resortes del film. Estamos por desgracia muy lejos del despliegue artístico y la constructiva ambigüedad de The Hurt Locker o La noche más oscura, los mejores films sobre el conflicto en Irak (el primero ganó al Óscar, el segundo fue ninguneado). Pero como reseñar un film también es un ejercicio de posicionamiento político y artístico, mejor que vayáis al cine y juzguéis por vosotros mismos. Ahora bien: tened en cuenta que ningún entretenimiento es inocente.

Para fans de historias hábilmentes manipuladoras.
Lo mejor: La entrega de Bradley Cooper.
Lo peor: El mensaje que encierra.

1 comentario:

peli davui dijo...

Pues a mí me pareció que precisamente denunciaba este patriotismo del que hace gala.
Se trata de la adaptación de una aubiografía y creo que lo que se ve es la "ceguera" o el patriotismo existente en los EUA desde que eres un niño.
Creo que precisamente, mostrarlo tal y como es te da una idea más aproximada de cómo y por qué una persona se alista en los marines, va a luchar en una guerra que desconoce y cómo pasa al plano personal.
No sé, a mi me pareció una clara denuncia de lo que expone y precisamente sin posicionarse, mostrándolo tal y como es sin juzgarlo y que cada cual saque sus conclusiones.
Pero bueno, al margen de todo esto, la peli me gustó y creo que Bradley Cooper está muy bien. Al margen la escena del bebé...
Saludos!