lunes, 21 de septiembre de 2009

LA PROPOSICIÓN 6 / 10



Me gusta Sandra Bullock. Nunca ganará un Oscar, nunca protagonizará una obra maestra... pero tiene su encanto. La proposición eleva a Bullock a la categoría de dama de la comedia, una actriz inteligente que elige los guiones más ingeniosos (conoce los gustos del público y sacia las inquietudes de sus seguidores) y que domina todo tipo de registros: del gag físico a los chistes mudos, de la ironía más fina hasta los brochazos más dulzones. Si Bullock se consolida, Reynolds sorprende gratamente. El actor, vagabundo de superproducciones de tres al cuarto (su aportación a La morada del miedo era algo más que un recital homo de músculos), se confirma un actor con más matices de los imaginados. Ambos son los encargados de armar una historia descaradamente comercial que no se avergüenza de serlo. Esta proposición es honesta, ingeniosa y bastante mejor si la comparamos con sus compañeras de género. Un perfecto tenpempié para tardes de domingo y noches de fiesta.

El primer tramo de La proposición esconde una satírica mirada al mundo laboral, lo mejor de la velada. La pareja, jefa inflexible y dócil empleado, fingen estar enamorados y, al mentir, la verdad sale a relucir. La tensión se resuelve mediante los mecanismos de la comedia, una fórmula perfecta. Las convenciones en forma de familia alocada y esperado romance final enturbian el conjunto, una táctica para gustar a todos sin entusiasmar a nadie. Hay momentos para el ingenio, otros para el sonrojo y gracias de todo tipo. La proposición gustará al público femenino, que no se sentirá peón de una trama hueca; también gustará a adolescentes y parejitas, como a las audiencias más familiares. Incluso al público gay, que tendrá en los breves desnudos de Reynolds motivos para suspirar e idolatrar a la dama. Todos contentos.


La proposición, lo mejor de lo peor, es una chorra en potencia. La película prefiere seguir esquemas a romperlos. Por ello, el film puede entenderse como la enésima hermana de El diablo viste de Prada, Los padres de él o Armas de mujer, indiscutibles referencias de lo aquí contado. El cine, a parte de contar historias, es un coleccionista de rostros. El de Bullock vale la pena ser revisado. Para los más forofos aún nos quedan Blind Side y All about Steve, próximos estrenos de la estrella. Otra vez nos propondrá una comedia tonta y digerible. Y nosotros, como el buenazo y el buenorro de Reynolds, aceptaremos. Placer culpable.



5 comentarios:

Jose Barriga dijo...

Xavier tengo problemas para publicar en mi blog, espero solventarlos muy pronto. Con respecto a LA PROPOSICION, creo que le diste demasiada nota, me la pase horrible viendo ese filme. Pero comprendo los puntos positivos que analizas en ella. Un saludo.

Antara Adachi dijo...

Yo la disfruté cualquier sábado en la casa que no he salido, pero nada más. Sin embargo, entiendo por qué le has dedicado tremendo post y es la misma razón por la que la vi, en primer lugar: ver a Bullock haciendo comedia nunca cae mal. Un abrazo.

Mariano Masci dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mariano Masci dijo...

"Me gusta Sandra Bullock"

A mi también me gusta -y MUCHO- Sandra Bullock... Se me hace una comediante perfecta, llena de carisma y personalidad.

"Nunca ganará un Oscar, nunca protagonizará una obra maestra..."

Puff... Entonces te has perdido "Infamous", esa si que es casi una obra maestra... y ahí realmente merecía al menos nominación al Oscar a mejor actriz de reparto... pero como bien dices: "Nunca ganará un Oscar".... yo agergo: porque los Oscar no son sinónimo de justicia...

Aun no vi este film, pero lo tengo pendiente para un domingo de estos; si está Bullock, seguro la paso bien....

Saludos!!!

Pabela dijo...

Bullock me encanta por lo mismo que apuntas, sabe elegir en qué film participar para saciar al público. Con sus comedias, salvo algún que otro título, siempre me lo he pasado bien. Esta igual la tengo pendiente desde que la estrenaron