martes, 25 de octubre de 2011

Más 'stupid' que 'crazy': Crítica de CRAZY STUPID LOVE

Es muy difícil escribir una buena comedia, y más si se trata de una 'comedia adulta'. Hay muy pocos que saben hilar un humor elegante, cotidiano y cercano. Woody Allen es el eterno maestro de la materia, y lo seguirá siendo hasta que no haya un nombre sólido que lo releve. La nueva comedia americana indie ha abierto nuevas puertas y no costaría imaginarse a Jason Reitman como el nuevo maestro de la comedia con chispa, pero otros títulos muy aplaudidos como Pequeña Miss Sunshine o Juno no dejan de ser el mismo contenido con diferente envoltorio. Así como están las cosas, no es extraño que la categoría de comedia de los Globos de oro se llene cada año de títulos e interpretaciones mediocres que bien merecen una amonestación de sus compañeros en los apartados de drama (en todo caso habría que recurrir a las series yankis para reirse a gusto y de lo lindo). Nada evitará que Crazy Stupid Love aspire a ese premio, como nada debería impedir que el galardón vaya para la deliciosa Midnight in Paris del maestro neoyorkino. Aunque su reparto merece mil y una reverencias, aunque (no vamos a ser tan duros) hay algunos 'golpes buenos' y aunque siempre resulte estimulante ver el rostro llorón de Julianne Moore, la melancolía cómica de Steve Carell, la chulería de Ryan Gosling o (porque es mi debilidad) a Marisa Tomei haciendo de Marisa Tomei, esos tres conceptos de 'estupidez', 'locura' y 'romance' nunca se entremezclan con agilidad. Empieza bien: impecable presentación de personajes. Continúa un tanto peor, pero ahí está Gosling desnudándose para provocar desfallecimientos en la platea. Eso sí: acaba por los suelos, con un parentesco familiar sacado de la chistera de un mago sin recursos y un (esperable, inevitable) reencuentro conflictivo y luego conciliador entre todas las partes implicadas. Francamente, se esperaba mucho más de la que tenía que ser 'la comedia del año'. Y a falta de nuevos inventos, mejor volver a lo de toda la vida: por méritos propios, pero también por una alarmante ausencia de competencia, Midnight in Paris se impone como la mejor comedia del 2011. Sin discusión posible. Y es una lástima, porque ese exquisito elenco de actores sólo necesitaba un buen guión para brillar. Tiene lo justo para justificar los eurillos de la entrada. Reordenemos el título: amor hay, cómo no, pero es más 'stupid' que 'crazy'. Lo que se dice aspirar a la matricula de honor y acabar con un cinco pelado.


Nota: 5

Si te gusta esta crítica, vótala en Filmaffinity

3 comentarios:

Manel dijo...

Midnight in Paris a puesto el listón muy alto en las comedias de este año, y creo que sera difícil de superar durante algún tiempo.

Ismael Cruceta dijo...

Guau! un cinco por los pelos!! me ha hecho mucha gracia lo de el desnudo para provocar desmayos, jajaja, ya será menos!!
yo no la he visto y no está entre mis prioridades, la verdad. Coincido con Manel en que creo que la comedia del año es Midnight in Paris.

BeaClane dijo...

Fíjate que de esta sí que tengo muchísimas ganas, estuve apunto de ir al cine pero no surgió, el caso es que tanto la trama como, sobre todo, el elenco me llaman muchísimo la atención y si te soy sincera, espero encontrarme con algo a la altura de mis expectativas (que son bastante buenas). Creo que tendré que bajar el listón visto lo visto... Gracias por la crítica ;).

PD: Tendré que ver "Midnight in Paris" antes que esta.
¡Un saludo!