lunes, 10 de enero de 2011

CYRUS 3'5 / 10

Cyrus fue una de las sensaciones del pasado festival de Sundance, y tras verla sólo queda preguntarse por qué. No hay nada en Cyrus que sea digna de ser reseñada. Cyrus me parece una fallida descripción de personajes disfuncionales, con unos personajes bastante antipáticos: desde el propio Cyrus (Jonah Hill), un egoísta enamorado de su madre, hasta el personaje de Marisa Tomei, una pánfila de cuidado que pese a tener la cara de una de las mejores artistas de su generación no logra ninguna empatía, conexión o sonrisa. John C. Reilly, uno de los secundarios de oro del reciente cine norteamericano, no pasa la prueba como protagonista, pero puestos a echar las culpas a alguien deberíamos darle un estirón de orejas a los guionistas y directores de la película: ¿no se dieron cuenta que Hill, sólo por su semblante físico, parece más bien el hijo de Reilly y no de Tomei? Vaya, que el trío tiene pocas piezas y encima no encajan. Cyrus queda muy lejos de la comedia simpática que aparentaba ser. Nada que ver con Juno, Pequeña Miss Sunshine o los títulos indies más importantes. En Cyrus no ocurre nada, al menos nada que no resulte obvio o que no hayamos visto. Lo que se llama una decepción en toda regla.

4 comentarios:

Abel "Gart" Yukiteru dijo...

En serio tan mala? A mi me daba buena espina, pero supongo que no ofrece gran cosa. Lástima, que tenía pinta de buena indie.

Pablo Martinez dijo...

Pues la veré lo mismo para corroborar si es tan mala. Me gustó el texto, directo y conciso Xavi, Bien ahi! ;)

Abrazo desde acá, y te espero comentando en el blog. Están las críticas de "The social network" y "The town".

BeaClane dijo...

¡Buff! A mí no me pareció tan mala, será porque siempre miro el cine indepdendiente con otros ojos y nunca me decepciona. Es cierto que no está a la altura de las mejores de su género pero aún así consiguió transmitirme ese mensaje que pretendía, ese amor-odio... Aunque es bastante predecible y banal, deberían haber aprovechado mejor a los personajes y estructurarla de otra manera, peca de apagada. Superflua. Aún así (y aunque no lo parezca) me gustó, complió su propósito, al menos conmigo.

¡Un saludo!

daniel dijo...

Te juro que empecé a verla y no la pude terminar porque me estaba pareciendo terriblemente mala... No entendía por donde iba el asunto; un C Reylli que no cala y una historia como bien dices fallida...