miércoles, 23 de febrero de 2011

Crítica de CISNE NEGRO (BLACK SWAN)

 La crítica contiene algunos detalles de la trama. Si no has visto la película, lee las partes en negrita.

Se abre el telón. Mi escena favorita de Black Swan es aquella en la que Nina, segundos después de saber que ella interpretará a la Reina Cisne en la nueva función de El lago de los cisnes, se cierra en uno de los lavabos del teatro para llorar y llamar a su madre. El rostro de Portman, emocionado, aporta una sensación de realidad incomparable. No hay improvisación ni tampoco planificación en esa cara desencajada, vivo retrato de la emoción. Preguntándome por qué me gusta tanto ese momento, y más cuando la película cuenta con escenas más impactantes a nivel visual, tal vez más potentes a nivel emocional, he llegado a la conclusión de que en la citada imagen del baño conecté con el personaje. No cuesta nada identificarse con Nina, sentir el peso de la responsabilidad, saber que tu futuro depende de un único examen y de personas ajenas a tu devenir diario. Nina también es una niña que se ha negado el placer de vivir, aunque bailando alcance ese éxtasis que no le produce el sexo (por desconocimiento, tal vez por represión ante una tendencia sexual no asumida o explorada; quizás por rechazo al propio acto amoroso, como la joven esteticista de Repulsión). Marginal, luchadora, responsable, exigente, estricta y frágil. Sentimientos que una persona de mi edad (de nuestra edad, queridos bloggeros) tiene o ha tenido en algún momento. ¿Acaso el fragmento de la masturbación no plantea un terror universal: el pavor de pensar que nuestros padres puedan ser testimonios de un momento tan íntimo? Black Swan es por ello una película juvenil, que conecta con toda una generación de jóvenes cinéfilos amantes del thriller paranoico. Aronofsky filma ese paso de niña a mujer, esa adopción del lado oscuro, ese acto de desinhibición y auténtica locura, con el pulso del Polanski de La semilla del diablo o la esquizofrenia del mejor Lynch. Capaz de extraer belleza allá donde hay dolor, Aronofsky describe un microcosmos tan personal y desconocido como el del ballet, retratando la profesión de bailarina y al mismo tiempo sin querer ser un retrato fiel de lo que se esconde realmente entre bambalinas. Aunque el director fuerza los engranajes del relato hasta límites peligrosos en su tramo final, la cinta es un viaje a la 'no lógica' que sirve como descripción de un estado de ánimo reconocible (de ahí mi máxima empatización con el personaje) y como la exposición de un sinsentido gótico, entretenido, electrizante, puro cine de evasión y tormento (de ahí que no cueste rendirse ante la estética de una película con excesos pero sin resquicios). Pienso, además, que Portman luce excelente, y que Black Swan pondrá su nombre en los anales de la historia del arte: fíjense que la actriz tiene la juventud y la fuerza claves para encarnar las dos vertientes de Nina, algo que, creo, no hubiera podido hacer otra actriz, ni tan siquiera la propia Portman hace, por ejemplo, cinco años. También pienso que Black Swan da para muchas referencias y reflexiones, la primera sobre la fugacidad del éxito y la manipulación femenina de Eva al desnudo, o la madre diabólica y controladora que proyecta sus frustraciones en su retoño, elemento que remite a la frialdad de La pianista de Michael Haneke. Ni qué decir las posibles similitudes con The Wrestler, del propio Aronofsky, con la que forma un binomio más temático que formal. Y al final esa antítesis manida pero siempre eficaz del blanco y negro me recuerda a las piezas de ajedrez del Locke de Perdidos. Porque Black Swan ya es un referente cultural, futuro título de culto, en la que los estigmas de la protagonista, las dobles Ninas que vemos en el metro, esos juguetes que la protagonista tira a la basura, la ambigüedad del profesor que interpreta Vincent Cassel e incluso la actuación final se prestan a gozosas revisiones. Es, sin duda, la mejor película de Aronofsky. Y aunque es tarde para pedir peras al olmo, al rey lo que es del rey: Black Swan, la más valiente de esta temporada de premios, aunque le sobran varios trucos, debería ganar el Oscar a la mejor película junto a mejor actriz y fotografía. Fin de la función.


Nota: 9'5

14 comentarios:

Cinespera dijo...

Gran reseña Xavi!!

Esta película pasará a la historia, de eso que no quepa la menor duda, por la propuesta tan radical y ilógica que propone, y a pesar de que para mi la historia en sí puede no tener mucho de original, ni contar algo nuevo, creo que Aronofsky es el mentor que permite elevar una cinta que pudo ser común y corriente en algo perdurable.

Concuerdo con la mejor escena de Portman donde todos los sentimientos encontrados de Nina colapsan en una simple llamada..

Natalie Portman ganará el Oscar, por haber hecho suyo un personaje como Nine por la que será recordada durante toda su vida y aún despues de ello..

Saludos!!

Cinefilico dijo...

Un 10 para Black Swan. ACOJONANTE.

daniel dijo...

Magnifica reseña. Y comparto todo absolutamente. Black Swan es de lo mejor que he disfrutado en lo que va de la temporada... Portman merece ese Oscar; el terror psicologico que aporta Aronosfky es único y bien plasmado...

P.D: La escena del baño es también de mis favoritas (logra la conección necesaria con Portman).

Marisa dijo...

Me encanta el detalle de que pongas la letra en negrita para evitar spoilers eso demuestra la consideracion que tienes para con los lectores
Buen blog te invito a pasar por el mio
Diariodeplaceres.blogspot.com

Anónimo dijo...

Gran película. Lo único que no estoy de acuerdo es en que el director llega a "límites peligrosos" en el final. Ese comentario ya lo leí en varias reseñas, y la verdad es que Nina necesitaba estar completamente dominada por su parte malvada para bailar al Cisne Negro de la manera en que lo hizo. Fijarse que al comienzo, cuando domina todavía su personalidad buena, a ella le cuesta bastante. La película no cruza límites, sino que es el personaje de Nina el que lo hace.

Manderly dijo...

Me está resultando muy curioso que cada persona tiene su propio momonto favorito de esta película y los mejor de todo es que cada un tiene el suyo. Yo tengo el mío, por supuesto, pero tú -y otros de los que he leído sus críticas sobre Cisne negro- haces que me fije en el tuyo y lo vea desde tu punto de vista.
Tu momento favorito es esencial para conocer el comportamiento entre Nina y su madre o Nina y el resto de sus compañeras.
Mi momento es el de la 'transformación física' en plena actuación del cisne blanco al cisne negro: ese modo de andar, pavoneándose... esas plumas negras que lo inundan todo...
Genial!!!!

domive dijo...

Si sisisi siiiiiiiiiiiiii! Al fin alguien que lo dice. Cuando la vi, aun no había visto ninguna de las películas que se postulan como favoritas y pensé... si esta es así, anda que las otras... y ninguna la ha superado todavía... una simple deliicia, cada momento, cada susurro de portman, cada lagrima, cada... Es la mejor película del año y la JUSTA JUSTÍSIMA ganadora de mejor película por encima de tantas cintas sobrevaloradas!

Si miras la misma reseña de la peli en mi blog, te darás cuenta de que hasta concordemos en la nota! Magistral... lástima que muchos aseguren que en la academia aun no están preparados para ella...

Un gran saludo desde el rincón de domive. Me ha encantado tu reseña!^^

Ismael Cruceta dijo...

Buenísima crítica!! ;)

Javier Escartín Gómez dijo...

Yo también estoy de acuerdo. Gran película!

Angel Pozo (Las buenas notas) dijo...

Yo adoro la últimas escenas

Tu crítica es excelente

PULGACROFT dijo...

Hola Xavier he llegado a quí a través del blog de Manderly. Me ha encantado tu blog sobre cine,ya tienes una seguidora más.
Coincido contigo en tu genial reseña y crítica sobre la película.
Sin duda el momento que citas de la masturbación es terrorífico, a mí me impactó sobremanera, es cierto que sólo ya imaginárnoslo nos pone los pelos de punta jajaja...
Veremos a ver cómo se porta la academia con ella...no sé la veo más clásica y convencional...
Sólo una cosa en la que no estoy de acuerdo contigo, a mí todavía me pareció mejor "Requiem por un sueño".
;)

Gine dijo...

Totalmente de acuerdo en el hecho que este año el único que se ha arriesgado ha sido Aronofsky. Para mi es una de esas películas que ha triunfado como podría haber caído en el fracaso más absoluto.

Te invito a leer mi crítica en mi blog ;)

simply dijo...

Excepcional blog!! Cisne negro no ha sido comprendida por el público "comercial" pero el reconocimiento por el público entendido y su acogida ha sido excepcional, sin dua

Anónimo dijo...

La pelicula Black Swan es una de mis favoritas. No puedo dejar de verla. La trama que tiene y acompañado por esas melodias tan bellas hacen una mezcla perfecta. En mi opinion es una gran pelicula y no se porque mi madre no me dejaba verla. En fin Natalie Portman es una gran actriz y la admiro mucho. Bien Saludos :)