miércoles, 25 de julio de 2012

Revisitando CHRISTOPHER NOLAN: BATMAN BEGINS

BATMAN BEGINS (2005)
En su momento, Batman Begins tenía tres objetivos marcados. El primero, escribir la nueva página de la filmografía de Christopher Nolan, un autor llamado a ser uno de los más fructíferos, taquilleros y polémicos de la década después de que Memento sorprendiese a propios y extraños allá por el año 2000. El segundo, dar carpetazo al estilo kitch y cómico de los films de Schumacher y Burton y abrir una nueva senda para Batman, por motivos obvios el superhéroe más oscuro y por cuestiones azarosas uno de los más maltratados en sus adaptaciones cinematográficas previas. Y el último, distanciarse de la ristra de películas mediocres que a principios de década empezaron a aparecer a raíz del Spider-man de Raimi: hablamos de Elektra, Daredevil o de la misma Catwoman, personaje clave del universo Batman. Batman Begins logró todo eso: demostró que la puesta al día de Batman no era una mera jugada comercial sino la promesa firme de una trilogía con futuro, consolidó un sello Nolan que ya es indiscutible e inauguró un Batman diferente en todos los sentidos. La demostración del respeto y el oficio de Nolan queda patente en los primeros minutos de Batman Begins: la película empieza allí donde tiene inicio el trauma del personaje, la muerte de sus padres y su exilio espiritual en tierras nevadas. El film entiende al protagonista y quiere dotarlo de una complejidad interna que justifique y ensalce la típica pirotecnia del género. En parte lo consigue. Solo en parte. Y es aquí donde Batman Begins, sin hacer aguas, se define como un título destacable pero no destacado. No ayuda que el romance entre Bruce Wayne y la abogada que interpreta Katie Holmes sea tan débil: ese personaje únicamente funciona como 'detonante' de la trama sin tener en el fondo un peso específico en la historia. Técnicamente es la película menos pulida: intuímos que Nolan utilizó Batman Begins como prueba para encontrar un tono tanto dramático como visual para su saga, y eso hace que Gotham parezca en algunos momentos una urbe sin forma (una especie de concepto abstracto relacionado con la corrupción de los humanos), en otras escenas un lugar parecido al de Blade Runner (algunos planos más estáticos que nos enseñan una ciudad de callejuelas secundarias en penumbra y bajo la lluvia) y finalmente una especie de parque temático en el que las líneas de metro y las carreteras se imponen como meros escenarios de acción (no acaba de insertarse armónicamente en el conjunto la escena más o menos cómica en la que Wayne salta de tejado en tejado para salvar a su amiga). Y en el lado de los aciertos, es una obviedad que Batman Begins tiene la mejor interpretación de Christian Bale de la saga. En resumen, Batman Begins todavía ahora sigue siendo una película solvente que satisfacerá a los fans más acérrimos debido a (intuímos) su fidelidad al cómic original. Sea por el poso oscuro del personaje o la clara ambivalencia de la historia (fragmentada en dos partes muy diferenciadas), sigo prefiriendo la espontaneidad de los films de Raimi, especialmente sus dos primeros Spider-man. Y es la película de Nolan 'menos Nolan': en perspectiva pueden echársele en cara muchas cuestiones (no tener un malo con el gancho de El Joker, por ejemplo), pero independientemente de reproches y gustos personales es una cuestión casi indiscutible que Batman Begins perfectamente podría estar firmada por otro autor satélite de Hollywood.

2 comentarios:

Rafa Jimenez dijo...

A mi me parece la segunda mejor de la trilogía tras la última entrega, y al nivel del Batman de Tim Burton.
Muy buena reseña Xavier!

Pablo Martinez dijo...

Uff, para nada mi querido Xavi. No coincido para nada. Buscaste comparar a Nolan con otros autores del cine de género, cuando justamente el logro mayor de Nolan es esquivar al mismo.
Buscaste unir piezas para un rompecabezas (como nos enseñó con su escuelita lavacerebros Hollywood), cuando justamente Nolan crea un mundo caótico y lleno de imperfecciones, en busca más de desarmar que armar.
Buscaste describir el inicio de una trilogía en base una "armonía" general, como si esto fuera el señor de los Anillos, siendo que la historia en sí de Batman nunca tuvo un hilo coductor fijo, y se caracterizó por la pluralidad identitaria y la atemporalidad del relato general.

Yo celebré de pie esta película porque justamente tiene todo lo que no mencionaste en tu reseña.

Y en lo que más te equivocaste a mí juicio es en el cierre del texto (no sé si lo hiciste en busca de un remate fuerte o qué): "Batman Begins perfectamente podría estar firmada por otro autor satélite de Hollywood."

Craso error de apreciación, mi estimado Xavi. Justamente porque te contradecís a vos mismo con el comienzo del artículo.

Pero bueno, son perspectivas diferentes sobre un mismo objetivo.