lunes, 29 de junio de 2009

EL SILENCIO DE LORNA 6 / 10

Los Dardenne poseen un estilo sin igual que ha marcado los designios del cine de la última década. Parece obligado que los hermanos belgas salgan de Cannes con algún que otro reconocimiento, aunque la crítica ya no apoya a los autores como en su día se alabó a Rosetta. Como fan, uno se niega a tratar El silencio de Lorna como su gran tropiezo, pero sí se debe reconocer que es su peor obra, por torpe y excesiva, larga y confusa, estimulante pero al final reiterativa. Los Dardenne intuían que el tópico era cierto: o cambiar o morir. Lástima que la estrategia se haya resuelto con un estilo más depurado, menos impactante y, aunque igual de austero, carente de la garra de antaño. Los Dardenne tranquilizan la cámara y logran construir un thriller puro y duro carente de oscuridad y dramatismo. Los Dardenne siguen fieles a su esquema de guión: presentan unos personajes que no entendemos para luego alzarlos como encarnación de una sociedad corrupta, víctimas de un sistema que los aprisiona y los lleva a un desenlace trágico. El sello Dardenne jugaba con el naturalismo y la teatralidad más shakespeariana, pero el equilibrio se destruye con este silencio lleno de claroscuros: no sabemos qué pasó realmente con Cloudy y tampoco nos queda claro el embarazo de la protagonista, a veces tierna, otras despiada, y al final loca de atar. El espectador se lía porque los Dardenne, al adornar la historia, traicionan su esencia y no se percatan de que el contínuo vaivén de dinero y mafiosos descoloca hasta el más paciente. Por este desorden (los Dardenne siempre fueron rápidos, sintéticos, enemigos de las subtramas y aliados de la sorpresa), El silencio de Lorna será más satisfactoria en futuros visionados. De momento, puede decirse que la película es interesante, pero pierde fuerza, tal vez por su incomprensible frialdad y la presencia de unos actores menos brillantes (incluso el clásico cameo de Olivier Gourmet queda deslucido). No debemos alterarnos: El silencio de Lorna puede ser la tormenta que preceda el cambio definitivo, la confirmación de que unos hermanos Dardenne diferentes y notables son posibles. En definitiva: entre las voces que denostan el film y las que lo endiosan, servidor se queda en medio, no decepcionado pero sí con ganas de más, mucho más.

5 comentarios:

Pabela dijo...

Concuerdo contigo que quizá por esas miras de presentar una "renovación" narrativa terminaron equivocándose en este último film. También como dices no descarto otras apresiaciones en futuros visonados, pero honestamente tanto me desilucionó queno crea suceda en un buen largo tiempo. Finalmente tunota parece el tipo promedio de este desencuentro de opiniones! jejeje.

Jose Barriga dijo...

Que te puedo decir Xavier, vi la película tres veces antes de redactar mi reseña, y aun considero que es una gran película y mi 9 esta plenamente justificado. Me encantarías que la volvieras a considerar en tus próximos, considero que la actriz protagonista esta mas que solvente y el guión juega un poco con el espectador pero igualmente es rico y asombroso. Un saludo

Mariano dijo...

Bueno, creo que no solo es la peor peli de los hermanos directores, sino una de las mayores decepciones del año. Muy de acuerdo con tu crítica excepto en una cosa: Más que tratar el tópico de "cambiar o morir", han recurrido al cliché del nuevo cine, la redención: tratar de compensar lo que "hicimos" mal... en este caso los directores hicieron un MAL TRABAJO... Película dispensable...

Dialoguista dijo...

Bueno, ahora que si la vi, vengo a comentar. Yo concuerdo más con José Barriga, a mi el personaje y la trama me parecieron muy buenos.
Saludos!!!

angel dijo...

Considero personalmente el cine de los Dardenne como uno de los más interesantes del momento, atendiendo a su obra en general. Esta película en particular extraña un poco el ritmo diferente a las anteriores, pero no creo que sea para tanto el cambio. A mí como a José Barriga, también me ha parecido un notable trabajo. Quizás porque tampoco esperaba nada más, ni tampoco nada menos.