domingo, 3 de enero de 2010

Crítica de EL PRIMER DÍA DEL RESTO DE TU VIDA

He llegado a la conclusión que, en mi caso, el hecho de ser hijo único se ha traducido en una obsesión por el cine de temática familiar. A ello motivo mis amores por Un cuento de navidad, Las horas del verano, Tres dies amb la familia o La flor del mal, por citar ejemplos maestros de los últimos años. ¿Las películas no son familiares a los que puedes volver a ver y disfrutar cuando quieras? Pero, familia a parte, las verdaderas virtudes de este subgénero cinematográfico estan en utilizar lo reconocible (las relaciones entre familiares, amigos, amantes y conocidos) para acercarnos a lo artístico (reflexiones sobre el arte y el paso del tiempo en el film de Assayas, análisis de una burguesía hipócrita y decadente en la ópera prima de Mar Coll) de una forma que, en muchos casos, es sublime (el drama, humor negro, mezcla de narradores y eclecticismo de Un cuento de navidad). En El primer día del resto de tu vida hay elementos reconocibles, artísticos y sublimes, pero no me llegan a emocionar, bien porque hay momentos demasiado forzados (el accidente de la madre, la gratuíta elegía final) o bien porque no sé lo que me quieren contar, para, luego, revelármelo de la forma más burda y evidente (el tono liviano, ligeramente triste, que impera en productos demasiado televisivos). Y pese a todo, la segunda película de Bezançon, titulada igual que la magnífica canción de Étienne Daho, remite a un cine cálido, agradable, bien intencionado y, sin ser rompedor, original. El resultado es un mosaico de fotos y personajes durante dos décadas, ejercicio bastante divertido que, pese a todo, no ofrece ninguna reflexión de nivel, ni tan siquiera se molesta en maquillar a sus actores para evidenciar un paso del tiempo que solo se intuye. Los personajes actúan a favor de una sensación global (la madre retiene, en parte, las mismas taras que su hija) y nunca transmiten una sensación de verdad (algo sí aplicable a los films citados anteriormente, muchos de ellos franceses y la mayoría de ellos deudores de la esencia Nouvelle Vague). El primer día del resto de tu vida es, en definitiva, una suerte de C.R.A.Z.Y. a la francesa (¿será por el uso de una música magnífica, Bowie a la cabeza? ¿será por la presencia de Marc-André Grondin en el reparto?) que entretiene y convence con poco esfuerzo, aunque sin nada que deba reivindicarse como memorable (algo que, a juzgar por algunas críticas, se podía esperar).



Me perdonarán por personalizar en exceso esta crítica, pero en El primer día del resto de tu vida hay demasiados clichés que no forman parte ni de mi familia ni de familias conocidas. La frase promocional clama que 'cette famille, c'est la vôtre', pero no consigo creérmelo. Lo que sí se extrae del film es un intento por agradar a un abanico de público amplio: cada personaje tiene su capítulo dentro de la trama y cada uno, según la edad y vivencias, se sentirá más o menos identificado con una u otra figura. Al final, El primer día del resto de tu vida habla de cosas que, siempre trilladas, funcionan: la adolescente porrera, el universitario a punto de independizarse, el abuelo machacón, el padre sufridor y la madre bohemia que no sabe lo que quiere, aunque no está dispuesta a vivir sin sus hijos. ¿Les suena? Seguro que sí, y podrán citar films más sólidos como Una casa de locos, puestos a no abandonar territorio français. 2009, generoso en familiares de celuloide, no puede analizarse sin esta estampa desequilibrada a la par que adorable que ha enamorado a más de un bloggero. Veremos si el tiempo la revaloriza o no.


Nota: 7

5 comentarios:

Blanch dijo...

Tan mal que la pones me sorprende que le hayas dado un 7, la misma nota que le di yo, pero por lo que he leído en tu crítica creo que a mí me gustó más. Tengo debilidad por las familias disfuncionales que están entre la comedia y el drama xD

Un saludo!

VitoneMen dijo...

No la he visto, y como veo las cosas por como llegan las películas a Chile, va a ser imposible verla durante un buen tiempo, ademas no me gusta mucho bajarlas por internet.
Son de los temas que me agrada ver en películas extranjeras.
Muy buena Crítica.

Saludos!

VitoneMen dijo...

P.D:Te invito a leer mi crítica de Where the Wild things are.

Gine dijo...

Estoy con Blanch con tu crítica me esperaba un 6 o incluso menos. Personalmente el actor que interpreta al padre es genial. El momento en el bar con su hijo y el concurso de guitarristas sin guitarra es impagable.

Nunca me había planteado tu tesis de que me gustan el cine de temática familiar por ser hija única, pero es muy probable.

Saludos ;)

Pablo Martinez dijo...

No la vi, ni me atrae...

Saludos!

Te espero comentando en mi crítica de "La Nana".

PM