martes, 20 de septiembre de 2011

Crítica de EL ÁRBOL DE LA VIDA, de Terrence Malick


Esta reseña no contiene spoilers de la película

Siempre entendí el cine como un viaje de lo concreto a lo abstracto. Me explico. Uno puede querer hablar sobre la vida, pero lo tendrá que hacer a partir de unos personajes y de una trama. Lo peculiar, lo pequeño, lo concreto aparece encarnado en los seres de cada film, y acaba convirtiéndose en metáfora de una idea mayor, más general. Por eso el buen cine habla de uno (el personaje que muere y vive, sufre acciones y las provoca) y a la vez de todos nosotros. Eso no sucede con el cine de Terrence Malick, y muy particularmente con esta El árbol de la vida. Malick toma el camino contrario: va del concepto al individuo, y no al revés, como sería esperable y deseable. Malick habla de ideas, no de personajes con idearios. Algo que puede parecer igual pero que no lo es. El árbol de la vida es filosofía, no una película filosófica. Más que una película espiritual o religiosa, como muchos opinaron en su paso por Cannes, es casi una religión, un espíritu. O al menos esa es su intención. Y Malick es consciente de ello. Un propósito descomunal y cuestionable.


Muchos aplaudirán a Malick por querer tomar la senda contraria a sus contemporáneos. Esa es su seña de identidad. También su defecto. Querer hablar de la existencia, la corrupción humana, la vida, la muerte, el génesis y el más allá es un punto de partida valiente. También un acto de suma pedantría y egocentrismo. Porque en su película la idea, o el cúmulo de ideas, mata la raíz del árbol. Los personajes no tienen ningún tipo de entidad: son títeres en manos de Malick, que va dirigiendo su sermón hacia las temáticas más insospechadas. No es que el padre resulte malvado (que lo es), que el hijo mayor acabe siendo igual de oscuro (que también) o que la madre sea una sumisa sin voz ni voto (pero, pese a quien le pese, lo es). El problema es más complicado. Malick no propone 'una familia', 'su familia': cree hablar de 'la familia', y el espectador está en su derecho de no querer reirle las gracias al responsable, revelarse y poner en duda toda la teoría de manual. Qué curioso que una película en apariencia tan mística acabe por no tener alma: uno nunca sabe cómo interpretar las actitudes de los personajes... será porque, de nuevo, Malick quiere hablar de la figura del padre, del hijo, del hermano y hasta del espíritu santo. En general. En mayúsculas. A lo grande.


De El árbol de la vida me molesta su grandilocuencia asumida. La película se pavonea, presume de atmósfera y de discurso, y puede que sólo se haya quedado con lo primero. No es que en El árbol de la vida convivan varias películas, si bien es verdad que algunas partes son más próximas al arte conceptual o videoarte que al cine: en el juego de Malick todo vale y todo cabe. En pocas películas se puede admitir una total libertad de opinión, y sobre todo de interpretación: esta es una de ellas. ¿Mi lectura? El árbol de la vida es menos religiosa (entiéndase 'cristiana') de lo que parece. Y no lo es porque Malick siempre habla en términos generales: habla del bien y del mal, de la vida y de la muerte, y de la fina línea que las separa. Obviamente, éstos se pueden aplicar a un contexto de crisis, guerra o fanatismo religioso, pero Malick siempre quiere ir más allá. Así que, bien pensado, resulta esperable que en una de las escenas clave la ficción pase y sobrepase de forma definitiva el marco de una puerta que puede dar al limbo, a la imaginación del protagonista o al mismísimo cielo. Lástima que por el camino Malick pierda parte de la frescura y la espontaneidad del buen cine; se aprecia una fotografía excelente, unas imágenes bellas, pero todo es tan frío y adoctrinador como un salmo de misa.


El cine también es economía de medios. Si una película dura más minutos de lo normal lo ideal sería que contara más cosas, que entre fondo y forma hubiese una armonía. Malick busca la proporción áurea y su castillo se queda en escombros. Me atrevo a afirmar que el primer cuarto de hora de 2001: odisea en el espacio cuenta lo mismo que los 145 minutazos de El árbol de la vida. Y encima, de forma más directa. Pero no se equivoquen: El árbol de la vida dista de ser una mala película. Hay que verla, aunque sea para sufrirla. Como se ha dicho, la película contiene ideas, algo de lo que la mayoría de estrenos andan escasos. Sigo admirando a Malick, reconociendo su genio, pero también sigo añorando un Malick menos engolado, más fresco y menos grave, más práctico que teórico, más sintético que pomposo, con menos reflexión y más sentimiento. 


Entiendo, al menos intuyo lo que Malick me está contando, lo veo, lo acepto y lo cuestiono; pero también entiendo que algunos fotogramas no dejan de ser salvapantallas de ordenador que si vinieran firmados por un director novato recibirían el menosprecio directo de la crítica. Hay que ser ecuánimes con Malick, ahora con El árbol de la vida, y a gusto del blog ni es la obra maestra que defienden los exagerados ni la basura sin sentido que proclaman otros. Ni tanto ni tan poco. Ante una película tan extrema me sitúo en medio, en ningún bando, atacándola con cautela y defendiéndola en su justa medida, si es que esto es posible. Será inevitable volver a ella, aunque sea para decir lo que comentó un espectador al acabar la función, una frase que suscribo y que hago mía: 'Es la película más rara que he visto en años. Y tengo muchos años. Y he visto muchas películas...'. 

Si te gusta esta crítica, vótala en Filmaffinity 

Nota: 6

20 comentarios:

Jose Barriga dijo...

Es de las pocas criticas lucidas, aceptables, bien hechas que he leído del filme de personas que no les gusto del todo la propuesta. Sabia que no seria de tu agrado, pero aun así me resulta certera tu opinión. Un saludo.

P.D: No entiendo porque hay tantas personas que asumen que The Tree of Life es religiosa.

Alejandro A dijo...

Consideras que mi paisano Emmanuel Lubezki tenga posibilidades de ganar el Oscar a Mejor Fotografía por esta película??

Xavier Vidal dijo...

A Jose: ¡muchas gracias! No es que no me gustase, espero que eso haya quedado claro. No creo que sea religiosa, pero sí que admite todo tipo de lecturas (entre ellas esa). A la salida del cine oí teorías muy muy descabelladas...

A Alejandro: debería. Me parece genial. Aunque algunos planos son meros caprichos de Malick.

Anónimo dijo...

Si se puede criticar una crítica, apelo a la economía de recursos también en la propia crítica. Muchas líneas para acabar revoloteando en algo que, sin discutir contenido, se explica en la mitad. Gracias por tu trabajo.

Pabela dijo...

Magnífica crítica y me quedo y suscribo a la vez yo también con tu frase: "De El árbol de la vida me molesta su grandilocuencia asumida" Justamente es lo que entorpece algo que sí podría ser una obra maestra con todas las letras y de 10 redondo. Es decir, para mí si tiene alma, sí habla de la familia, sí tiene muy buenas reflexiones en cuanto al hombre, la existencia y sus circunstancias, pero sólo en la mitad, en su centro, principio y fin son un despropósito pomposo como adjetivabas por ahí. No conozco más que este film de Malick y creo que quizo abarcar demasiado cuando con algo tan simple como es la vida de una familia puede también explicar el Universo sin necesidad de simbolismos abundantes.
Por momentos me recordaba al capítulo de los Simpsons en que Barney gana el festival de cine jajaja, un poco como chanza pero me lo recordó. En cuanto a lo religiosa que muchos decían, y yo me incluyo, concuerdo que es una de las lecturas que no por eso como dices tendría que ser sinónimo de Cristiana, es decir la idea de Dios, la gracia, el mismo árbol de la vida, la naturaleza, el génesis vamos!!! si eso no es tocar un poco de religión y sobretodo con ese final "angelical" qué lo es?. Incluso ese parto donde todo es impolutamente blanco!!!! En fin, una peli extrañísima.

daniel dijo...

Que buena reseña. La vere esta semana y ya tengo unas ganas enormes. Me ha interesado mucho tu participacion media, ni te encanta pero tambien reconoces que no es un desproposito. ¿Que opinare yo? No tengo ni idea; aunque la fotografia me ha enamorado.

ángel dijo...

Excelente análisis, más que película extrañísima yo diría película muy confusa. No sé si el propio director tiene claro lo que quiere decir, lo que sí tiene claro es lo que quiere ganar. Y me niego a seguir dándole cancha, ya ha recaudado demasiado a base de interminables debates bienintencionados pero sin mucho sentido. Como dices tú, si firmara un novel estos salvapantallas, (o los spots de compresas como digo yo), serían automáticmante ignorados. Un saludo.

Dialoguista dijo...

Muy buena reseña Xavi, en algunas cosas no coincido pero las defendes de manera más que aceptable y entendible. Y me gusta porque cada reseña tiene algún punto distinto de las otras, siempre cada uno de nosotros vio algo que el otro no, o analizo desde un punto que al otro se le paso. Eso es genial!!!

Océana dijo...

A ver Xavier decir que intuyes a Malik y escribir esa crítica le da razón (y te la quita a tí ) al anónimo que ha dejado su comentario anteriormente.

Ante tu último párrafo y conclusión creo que se te puede comparar a De Niro votando "El árbol de la vida" y por ello también se te juzgará a tí, como si su voto se extrapolara a tu crítica de la peli.

Decir que El árbol de la vida es menos religiosa de lo que parece es como se dice en un diálogo de la peli ""SUBJETIVO" que está en tu mente pero no lo puedes demostrar", yo creo que es mucho más religiosa de lo que parece, Malick no habla en términos generales del bien y del mal, de la vida y de la muerte, él habla del bien y del mal aprendidos desde una educación judeo-cristiana, de la vida y la muerte como conceptos de esa religión, todo lo que les pasa a esa familia les pasa desde su creencia y su fe en esa religión concreta, precisamente les ocurren todas esas desgracias y sinsabores y las viven así desde lo que ellos experimentan al profesar esa fe cristiana o biblica o lo que sea.

Yo me quedo con Sean Penn y su discursó posterior sobre la peli "No entiendo el árbol de la vida"... Por cierto, de los 3 hijos ¿cual es el que muere?

Elisaul dijo...

Gran reseña. Aunque yo tengo todas esas ideas antes de siquiera ver el filme. Lo ire a ver de todos modos.

Por cierto, te di un premio en mi blog. Visitalo:

Pixelyceluloide.blogspot.com

Cyllan dijo...

Jolines que miedo me está dando ir a ver esta peli. Creo que Arriety me reportará momentos mejores este finde, y con los niños.
La delgada linea roja me gustó bastante y, aun siendo la única de Malick que he visto, tengo desde entonces la impresión de que "me gusta su estilo". Así que tenía esperanzas con ésta. Pero todo lo que estoy leyendo sobre lo religiosa que es me está tirando mucho para atrás, uuff.

Xavier Vidal dijo...

A Anónimo: pues tienes toda la razón. Acto reflejo: peli larga, crítica larga. Mil perdones.

A Oceana: sé que interpretas la peli como religiosa, pero no la veo así, o no veo que deba ser así. Hay una lectura claramente religiosa, y se tocan temas religiosos, eso es innegable. Pero realmente creo que Malick habla siempre en términos generales. ¿Que puede interpretarse como un panfleto de una familia radical católica? Pues sí. También oí a la salida del cine que 'el niño había hecho el amor con la madre' (ya me dirás tú qué teoría más perturbada y gratuita...).

Saludos y gracias a todos por los comentarios!

Anónimo dijo...

Muy buena reseña. Estaba buscando alguna crítica de esta película que dijera algo más de lo que se acostumbra a decir.. y la he encontrado. :)

Rafa Jimenez dijo...

Gran reseña Xavi, como siempre.
Ya la vi el otro dia y llevaba madurandola desde entonces. Si la hubiera puntuado tras verla le hubiese dado bastante menos nota.
Mas o menos creo que coincidimos en casi todo, aunque a ti creo que te ha gustado algo mas.
De todas formas me sigue pareciendo mas una pelicula de gran calidad formal pero pretenciosa como ninguna, por eso no le doy mas de un 5.5 y siendo generoso.
Un saludo!

Anónimo dijo...

Entiendes basura como Melancholia copia barata de El arbol de la Vida, realmente eres una aberracion para el cien

Anónimo dijo...

no entendi en la pelicula el hijo estaba enamorado de la mama

Anónimo dijo...

el hijo era enamorado de la mama

Anónimo dijo...

en la pelicula el hijo era enamorado de la mama no entendi esa parte le roba el camison y le grita al papa que ella solo lo quiere a el

El Cortometrero dijo...

Uff... "El árbol de la vida" es difícil de ver y de hablar de ella. Creo que es una película que crece a salir de la sala de cine y que con el paso de los días va metiéndose más en tu cabeza. Para mí Obra maestra desde ya, pero entiendo tu punto de vista Xavier, no va de los personajes al concepto, sino al revés o quizá incluso se quede solo
en lo conceptual. Pero creo que es otra forma válida de hacer cine y también de disfrutarlo. Destaco su lirismo. Para mí ha sido como entrar en un sueño.

(Algún día tengo que ver este y Melancholia juntas, son dos caras de la misma moneda)

Scriptia dijo...

Por si alguien le interesa, he realizado un largo análisis de esta película, que a mí sí me parece religiosa, bíblica y cabalística, en mi blog, en cuatro entradas distintas: http://scriptiacorner.blogspot.com.es/2011/10/el-arbol-de-la-vida-de-terrence-malick.html