miércoles, 27 de marzo de 2013

El otro cine argentino: Crítica de AUSENTE, de Marco Berger

En España conocemos el cine argentino por sus comedias agradables, por Ricardo Darín y por algún título muy concreto que de vez en cuando se cuela entre las más taquilleras y que suele hacer las delicias de los que van a la sala en busca de un cine con corazón. Por desgracia ese otro cine ché, más silencioso, más reflexivo, más influido por el cine clásico europeo, el que discurre más a los márgenes, el que juega con el espectador y experimenta con los géneros, casi nunca ve la luz entre nosotros. Hay que recurrir a la descarga para disfrutar de obras como Por tu culpa o La mirada invisible ya que tan solo el cine de Lucrecia Martel y la excelente El hombre de al lado han tenido una distribución más o menos decente. Ausente, de nuevo, hay que verla desde los inframundos de la red. Solo por eso sería fácil catalogarla como una película menor, pero no es así. Ausente tiene la valentía de montar una historia a partir de la anécdota más ínfima: vemos lo que sucede cuando un alumno se queda con su profesor toda una noche después de que el primero tuviese que ir al médico tras la clase vespertina de natación. Marco Berger no necesita más que pocos espacios, contados actores y una dirección de fotografía de planos cerrados para dar una sensación de desasosiego e interrogación constante. Desconocemos las motivaciones de los personajes y eso confiere a Ausente cierta atmósfera que, pese a todo, no está libre de subrayados formales: véase los momentos que Berger, con tal de destacar la tensión del relato (intuímos que el alumno siente deseos carnales por su maestro), inserta una música que roza el ruido ambiental y cuya función es avisar a la audiencia de que 'algo está sucediendo' o de que 'algo puede suceder' (una táctica nada sutil que la citada Por tu culpa, por ejemplo, esquivaba acertadamente con un guión más trabajado). En parte esa brusquedad se demuestra en el más desafortunado segundo tramo de metraje: la cinta pasa de situarse desde el punto de vista del alumno, el joven Martín, para ocuparse de Sebastián, el profesor de gimnasia, y Berger fuerza al máximo la maquinaria de su historia para dar prioridad al factor thriller. Todo ello lleva a Ausente a una resolución totalmente fuera de tono que en parte viene a restar entidad a los primeros minutos de película, cuando parecía que el misterio ganaría enteros justamente por no tener una respuesta nítida o única. Aún así, me interesa que Ausente sea la crónica 'de algo que se espera y que no sucede' y 'de la influencia que tiene el recuerdo de ese momento en los dos implicados'. Berger nos intriga pero no convence en su dibujo de las motivaciones (sentimentales, sexuales, homosexuales...) de los personajes (¿o la motivación solo viene por parte del alumno Martín? si había alguna duda el final la aclara... ¿o no? cada uno opinará lo suyo). Vaya, que al final la ausencia del título no se sabe muy bien si es porque Berger intenta 'contar por omisión' (y si es así, la última escena resulta más descabellada si cabe) o si directamente ya es un aviso de la nada que rodea una película como mínimo sugerente. Vamos a dar un voto de confianza a Ausente y prefiero pensar que la película es algo más que un ejercicio de estilo. De esas cintas que con muy pocos ingredientes sobre la mesa logran generar un debate y una ristra de teorías e interpretaciones más que interesante.


Nota: 6

Si te gusta esta crítica, vótala en Filmaffinity

6 comentarios:

Atticus Grey dijo...

Me gustan las historias del cine de Berger, la mayoría tan cotidianas, intimistas y cercanas al espectador. AUSENTE es de esas pelis que quizá esperabas más, pero que lo que te cuenta lo terminas aceptando y transcurrido el final todavía te hace dar vueltas a tu cabeza pensando si X hubiera podido ser correspondido por Y de haber tenido más oportunidades de acercamiento, lejos de la autorepresión y del miedo al que dirán. Con todo, es una peli muy recomendable, aunque superior a ella es PLAN B, del mismo director, una historia de amor de tomo y lomo. Saludos.

Dialoguista dijo...

Me encanta cuando hablan así del cine de por acá ;)
Ya te diría una lista de ese tipo de pelis que nombras, que las hay muchas che ;)
Por tu culpa es sencillamente extraordinaria!!!
Ausente no la vi, pero si en algo se parece, tendré que verla prontísimo ;)

Juan Rulfo Rulfo dijo...

Como se llaman los actores

Juan Rulfo Rulfo dijo...

Como se llaman los actores

Juan Rulfo Rulfo dijo...

Como se llaman los actores

Juan Rulfo Rulfo dijo...

Como se llaman los actores