domingo, 13 de diciembre de 2009

LLUVIA DE ALBÓNDIGAS 6 / 10


Macdonalds estará contenta por la publicidad indirecta que le está proporcionando Lluvia de albóndigas. Los miembros de algunas ONGs también pensarán en la película como utópica solución al hambre que impera en muchas partes del planeta. Para algunos productores ávidos de dinero, la película supone una oda a la comida grande y a las imágenes de dimensiones desproporcionadas: cítese de forma técnica las siglas 3D. Y entre tantas ambiciones, lo que queda de esta tormenta atípica es otra historia de superaciones, grandes inventos, sonoros fracasos y dulces resoluciones, con risas finales y romance incluído. A nivel visual, el conjunto es más agradecido: tiene su gracia ver las calles de un pequeño pueblo isleño anegadas de helados, dulces, hamburguesas y frankfurts tamaño familiar. El invento también incluye un apunte humorista y rupturista con los films de catástrofes: una torre Eiffel asediada por dos rebanadas de pan o una Muralla China demolida por una mazorca de maíz. Tampoco debemos olvidar un viaje estelar al más puro estilo Indiana Jones. Es innegable que Lluvia de albóndigas tiene encanto: los personajes están bien dibujados y el ritmo rápido que impera en las cintas animadas más recientes no decae en ningún momento. Se añora, pese a todo, platos nuevos, ingredientes exóticos y técnicas culinarias revolucionarias que mejoren una historia que hemos visto muchas veces. La película funciona, aunque corre el riesgo de empachar y no abrir el apetito. Sea como sea, no es tan prepotente como el último Pixar y es bastante más alocada que la mayoría de menús Dreamworks. Merece sin duda tres estrellas cinematográficas; o, mejor dicho, tres estrellas Michelín. A gusto del comensal.


A este analista le ha entusiasmado el diseño del padre del joven inventor. Hablamos de una mole de grasa con una cejas descomunales que esconden sus ojos. Símbolo de la inexpresión y el tedio, es el personaje más sólido y redondo de una película bastante conservadora. Puestos a rebuscar alguna moraleja, podría decirse que Lluvia de albóndigas demuestra que todo el mundo es capaz de todo, que siempre tenemos que confiar en nuestras posibilidades y utilizarlas para fines positivos. Puro caramelo. Merece la pena como distracción navideña, aunque difícilmente aguantará el paso del tiempo (la candidatura al Oscar es bastante factible). Esperemos que el 3D no sea la excusa para alterar futuras historias, algo que vaticina peligrosamente algunos de los trucos más discutibles de Lluvia de albóndigas. Y como somos puntillosos, debemos reivindicar su título original (una pequeña genialidad: Cloudy with a chance of meatballs) y desechar la sosa traducción española. 'Albóndiga', junto a 'croqueta', es uno de los platos más difíciles de pronunciar (y con los errores de pronunciación más extendidos y divertidos). Menudo fallo: seguro que Julia Child, compañera de pucheros y multicines, habría reparado en ello.

6 comentarios:

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Como bien dices, ojalá se hiciese realidad esa lluvia en algunas partes del mundo. En cuanto al film, se ve un producto supuestamente menor, para ver cuando a uno le sobre el tiempo y decida divertirse livianamente un rato. Ojalá no se vuelvan locas las productoras y quieran hacer pelis en 3D de todo cuanto se les ocurra, apostando por un supuesto caballo ganador.
Saludos

Mariano Masci dijo...

Como gordo de alma que soy, seguro me voy a babear con esta película Y por cierto... yo obviamente me apunto al cineranking del 2010..! Acabo de leer tu lista... y yo no figuraba... ¬¬ ! ajaja
Saludos!

pd: te invito a leer mi crítica de "2012"... Mi blog ha cambiado de estilo... y no solo en la parte gráfica, jejeje!

Pabela dijo...

jaja A mí también me pareció de lo más sólido el personaje del padre, de hecho asombra la escena donde finalmente aparecen esos ojos deslumbrados. Es cierto, yo le puse un 7 (aunque aun no escribo la crítica) pero básicamente opino como tú Xavi, muy buena crítica... da hambre! ajjaajjaa.

Kiryu dijo...

Siendo sincero he de decir que aún no he ido a ver esta película, entre otras cosas por que realmente el título no me llamaba en absoluto la atención, sin embargo este comentario me ha alentado y me ha dado motivación para sentarme en una butaca para lo que parece ser disfrutar de ella.

Del mismo modo he de decir con respecto al 3D que creo que los multicines, ante una reducción de público, han optado por ofrecer servicios ausentes al espectador de home cinema, aunque a mi parecer, como ya se ha dicho anteriormente, pese a apostarse por un caballo ganador creo que no deben abusar de la explotación de este recurso.

Pablo Martinez dijo...

A mi me encantó por su estilo tan hilarante, tanto para defenstrar las porquerías de Emmerich, como para inventarse a sí misma en un mundo muy interesante, cubierto de comida.

Sin detenerme ni en busca de moralinas y esas cosas, le dí un 8,50 porque me pareció un divertimento genuino y recomendable. Y lo mejor de todo, es que no es Pixar, lo que asombra sobremanera.

saludos Xavi! Buen texto :D

PM

Jose Barriga dijo...

Aún no la veo Xavier, aunque sin muchas ganas de hacerlo, sabes que este tipo de peliculas de animación no me agrada mucho. Por cierto excelente el nuevo trabajo de Charlotte Grainsbourg y Beck en "IRM". Saludos.