viernes, 13 de agosto de 2010

Crítica de TOY STORY 3

La voz disidente

Los que siguen este blog desde hace un tiempo saben que no guardo mucho aprecio a Wall-e y sobre todo a Up. Considero que la Pixar se encuentra un tanto sobrevalorada en la encrucijada actual de la animación, quizás debido a que es el único sello que durante la década ha sabido confeccionar una película por año. La Pixar funciona por cantidad y por calidad, y no va a ser este blog quien la destrone de unos méritos que tiene bien trabajados. Entiendo, pese a todo, que el imaginario de los chicos de Lasseter siempre se queda a medio gas en mitad de cada función y que en sus últimas propuestas debe notarse cierta altanería. Si con Ratatouille la casa llegó a un zenit de excelencia técnica, en Wall-e y Up se notaba un exceso de seriedad por parte de sus creadores. Porque detrás de esas dos propuestas, refrendadas por crítica y público, había la voz de sus autores diciéndonos: 'chicos, esta es otra buena película'. A Pixar le pierden las referencias a segundos y las ínfulas intelectuales. Más bien su talón de Aquiles es la nostalgia. Wall-e se entiende como una Casablanca espacial, un homenaje al cine mudo y al cine clásico en general, y en su primera mitad (sí, sólo en su primera mitad) un prodigio de humanidad y expresión, una rareza que consigue mucho con detalles y recursos mínimos. La nostalgia del robot vino seguida por la del anciano de Up en la que es una revisión del apartado 'segundas oportunidades'. Pixar vuelve a sorprendernos con un prólogo sublime (que podríamos tratar de forma independiente como otra película más dentro de la retahila de títulos Pixar), pero adorna la trama con trucos un tanto indigestos, excusas narrativas que llenan los films de la marca con tal de hilvanar hechos o llegar al clímax esperado (cítese esa tropa de perros parlanchines). Las películas de la Pixar me parecen excesivamente oscuras, y quizás por eso creo que Buscando a Nemo es su título más logrado: renueva el género marino, revisa el mito del hijo perdido y dibuja una road movie que sabe a exploración y a aprendizaje, pero, ante todo, a loca aventura, en el fondo intrascendente, trufada de carismáticos secundarios. Todas las historias de la Pixar son tramas a contracorriente en las que los personajes buscan algo porque en el pasado perdieron algo aún más importante. Por eso las películas de la Pixar siempre serán de acción, no de sosiego. Y si habíamos citado el factor nostalgia como rueda motriz de la factoría, no hay acto más melancólico que desempolvar los juguetes de los 90 y brindarles una tercera parte, súmum de su extraordinaria andanza comercial y confirmación de que, ya desde una posición consagrada, pueden, además de citar el cine de otros, autocitar sus propias películas. Todo ello bajo el cliché de que 'han reconvertido el género animado en pieza de culto para adultos' o que 'sus películas son para el niño que todos llevamos dentro, no para los pequeños de la casa'. Lo dicho: Cinoscar & Rarities, nunca por gusto, ha sido la voz disidente del conjunto de blogs. Y ahora toca hablar de Toy Story 3...



Rebajar las expectativas

La crítica cinematográfica puede establecer miles de relaciones utilizando miles de nombres, datos o películas. Pero por encima de todo debe primar el divertimento, y más tratándose de una película de dibujos animados. Como resultado, y con tal de disfrutar de Toy Story 3, este blog sólo le ha pedido a la tercera parte de la mítica serie que le entretuviese durante hora y media. Y poniéndonos más serios, también le he pedido en silencio que se desmelene, que enloquezca, que renuncie a esa seriedad impostada de antaño. Que recuperase la magia de Monstruos S.A. Que no hiciese una película para el fan de antes, sino para el fan del futuro, el mismo que rescatará las anteriores entregas en busca de más y mejor. Que no fuese una pieza más en pugna desesperada por el enésimo Oscar, tampoco a la venta de muñequitos o la de dvds navideños. El problema se repetía: pedir demasiado o demasiado poco. Pero en este caso jugaba un inevitable factor emocional porque Toy Story, más allá de ser una obra maestra, es una película que revolucionó el panorama de la animación de su momento y que encima se convirtió en la cinta de cabecera para muchos, ese tótem de nuestra infancia. Y como amante de Toy Story, me desdigo de las reflexiones que había hecho en casa y antes de entrar en la sala pienso: ¡qué tonterías, pido mucho de Toy Story 3 porque estoy en mi derecho!... ¿acaso no he esperado esta película durante 10 años? Rebajar o no rebajar las expectativas. Contradecirse. Hacer borrón y cuenta nuevo. Esperar sorprenderme.


Esos viejos juguetes

Toy Story 3 no puede tener un mejor arranque. Se solapan en un ejercicio genial la trama infantil de un antiguo juego de Andy con la filmación de un vídeo casero, seguido de la confirmación de que el niño ya es un adolescente y la desesperada maniobra de los juguetes por llamar la atención de su amo. Un marco que centra definitivamente el tiempo narrativo donde quiere situarse la película: la lucha de los juguetes (recuerden: nuestros juguetes) por no caer en el olvido. Una batalla contra el tiempo, todo un conflicto. Y el director Lee Unkrich lo marca con una divertida paradoja: mientras Andy viaja a la universidad, los juguetes acaban en una guardería. Una forma de darles un merecido retorno al pasado, de darles a entender que nunca cualquier tiempo pretérito fue mejor. La ley de la vida y muerte de los humanos aplicada a seres de fieltro y plástico. La aventura es mucho más explícita que en Up: todos los momentos que suceden en el vertedero son la confirmación de que todos los viajes de los anteriores seres de la Pixar tenían como meta ese agujero de fuego al que los personajes se someten en un abrazo colectivo, eso después de luchar en la cinta transportadora de chatarra y demostrar que siempre serán mejores que ese oso olor de fresa, villano del relato. La amable explicación de que todos han sido buenos juguetes y de que, al llegar el giro final, merecen esa segunda vida en casa de una vecina. Una película que es una lucha colectiva y una ida y vuelta a los infiernos. Una reivindicación de esos viejos juguetes que todos recordamos, como demuestra ese operario del desguace al apropiarse del oso rosa apelando al recuerdo de su niñez. Y en su estancia en la guardería Sunnyside, un suma y sigue de inventiva juguetona y 'juguetil' a modo de fuga de Alcatraz para toda la familia.


Entendemos el mensaje, sí. Pero debemos ir más allá. Toy Story 3 no se salva de ciertos baches. Intentando dividir lo bueno de lo no tan bueno (nunca dijimos 'de lo malo'), creo que el episodio entre Barbie y Ken es más propio de la Dreamworks que de la Pixar, y que ese Buzz Lightyear hablando andaluz por arte y gracia de un reseteo defectuoso (eso, al menos, en la versión española) es, simple y llanamente, un bochorno. Me vuelve a ocurrir lo mismo de siempre: a los tres cuartos de hora me descuelgo emocionalmente de lo que se me cuenta y el final, creo, vuelve a apelar a la lágrima fácil de siempre (a la que, obviamente, no sucumbo). Eso sí: aplaudo ese pequeño gran homenaje al Totoro de Miyasaki (la forma que tienen los miembros de Pixar de demostrar que el cine de nuestro nipón favorito forma parte de su infancia y de su inspiración). Y me gustaría saber más cosas de ese erizo con la voz de Emilio Gutiérrez Caba. Vaya: otro toma y daca, una de cal y otra de arena. Toy Story 3 me gusta y es un divertimento muy digno, pero no llega a apasionarme. Aún así, la prefiero a Los increíbles y a la tan citada Up. Acabada la gran evasión, sólo queda esperar al nuevo estreno anual de la Pixar. Puede que para volver a ser el menos entusiasta de los encuestados.

Nota: 6

17 comentarios:

pender dijo...

Pues a mi me ha parecido una grandísima película, la mejor del 2010 junto con "Origen" y "Shutter Island".

Roke dijo...

Buzz Lightyear hablando en andaluz, ¿UN BOCHORNO?
¿Un final de lágrima fácil?

Tú crítica a Up, aunque devastadora, más o menos la comprendía, pero tío, ¿un 6?

Bueno... sigues siendo el bloguero más impredecible, y siempre tus notas me sorprenden, aunque este caso la sorpresa me haya sentado como una patada en los genitales xD
De todas formas, siempre compartiremos el ojo crítico ante Slumdog Millionaire y Entre les murs xD.

¡Saludos!

PD: a pesar de todo, no cumpliré mi promesa de facebook ;)

Manuel Márquez dijo...

Tu apreciación y valoración, compa Xavier, de esta peli (como de cualquier otra), me parecen perfectamente legítimas, además de bien fundamentadas, argumentadas y explicadas. Pero, desde esa misma legitimidad y libertad, tengo que discrepar profundamente de ella; no la comparto en absoluto. Creo que eres tremendamente cicatero en el puntaje (un 6 implica que no la consideras ni notable...), y, por otro lado, no termino de entender que, proclamando tu apelación a lo emocional (a la "tripa") a la hora de afrontar tu visionado del film, después, en cambio, lo disecciones bajo parámetros (técnicos, referenciales, narrativos, etc...) que nada tienen que ver con esa faceta. Pero, bueno, son discrepancias, de ellas está hecha la libertad de opinión, y, por supuesto, no son obstáculo para que haya de felicitarte por tu valentía a la hora de afrontar una disensión tan profunda respecto a lo que ha sido una alabanza tan intensa y casi unánime (y de la que yo, por ejemplo, también participo).

Un abrazo y buen fin de semana.

Dialoguista dijo...

jajaja ahora entiendo porque a algunos les gustaron los perros habladores, deben haber sentido lo mismo que yo con Buzz hablando espeañol, a mi me encantooo. ;) Si, un tantin raro, pero tan tan divertidooo,, un punto fuerte a mi parecer, en la peli.
Y no creo que apelara a la lágrima fácil, es la tercera y última parte, obvio que tenía que haber emoción!!!
En cuanto a UP, ya sabes estoy mas que de acuerdo. Wall e me encantó. Y Toy Story 3, me fascinó!!! ;)
Seguís siendo el más disidente de los blogueros con respecto a Pixar, jajaja ;)
¿Y no dijiste nada del corto del inicio? ;(
Saludos!!!

Blanch dijo...

Esta noche voy a ir a verla al fin, cuando todo dios ya la ha visto.

Me gusta que tu crítica no sea tan positiva como las demás, me aburre que todo el mundo hable bien de una película. Veremos si yo me pongo de tu lado, aunque no lo creo jejeje

Saludos!

Kasko dijo...

Xavi casi nunca coincidimos en las peliculas que nos gustan... es lo que tiene el cine y lo que lo hace tan maravilloso... si a todos nos gustaran las mismas cosas que triste seria.
En fin, a mi me encanto la pelicula, me suelen encantar las de PIXAR y esta no iba a ser una excepcion.
De todas formas tu critica esta perfectamente hecha y explicada asi que me parece bien tu nota. De todas formas tal vez en un segundo visionado en unos meses mejore tu opinion.
Un saludo!.
Kasko.

Giancarlo Verástegui dijo...

Pues para mi, una de las mejores películas estrenadas en lo que va del año, casa Pixar cierra dignamente una trilogía fantástica, que ha hecho enamorar a millones de niños (y no sólo)...
Quisiera saber tu opinón sobre ese corto que sabe a obra maestra... y como Kasko te aconsejo un segundo visionado y absolutamente en lengua original...

Tanti Saluti!!!

Pablo Martinez dijo...

"y el final, creo, vuelve a apelar a la lágrima fácil de siempre (a la que, obviamente, no sucumbo)."
jaja GROSOOOOO! :D He-man...

Todo bien Xavi, podemos opinar diferente. A diferencia de Roke, no sé por qué no me sorprendía que escribas una crítica así.

Está demás decir que no coincido con vos..

Un abrazo!!

PM

Pablo Martinez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pablo Martinez dijo...

Por cierto, yo que vos aclararía a tus lectores que el artículo tiene tantos spoilers. Tené en cuenta que (aunque parezca loco) hay gente que quizás todavía no la vio a esta peli.

Un abrazo!

Ismael Cruceta dijo...

Hola!!! yo también acabo de publicar la crítica de Toy Story 3, mucho más benevolente que la tuya. Es cierto que no es perfecta, ninguna lo es desde Buscando a Nemo, aunque desde mi punto de vista Up y esta son maravillosas.

Saludos!

pender dijo...

Otra nota del cineranking:
- Repo Men: 8

Emilio Luna dijo...

Hola Xabier, me gusta mucho el nuevo aire del blog!!!!Me paso mucho por aquí pero no he comentado. Y lo hago para darte la enhorabuena. Nos leemos. Un saludo. Emilio Luna.

Ps: te agrego a mis webs referentes

Http://elantepenultimomohicano.blogspot.com

angel dijo...

A mi tampoco.
Será que me pilla mayor y no afecta mi nostalgia.
Yo la he comentado como "Pues, tampoco es para tanto"

John dijo...

Hola Xavi,
Pues no me sorprende leer tu apreciación disidente. Y aunque puedes tener tus argumentos, creo como la mayoría que lo que ha obtenido Pixar, como sus anteriores obras, es una nueva pieza de arte.
Pixar está muy por encima del nivel de cualquier otro estudio de animación, y como siempre, puede dar la lucha y ser tratada de igual con películas de ficción de gran presupuesto, notable calidad técnica, argumento sobresaliente, con personajes de carne y hueso, o todas las anteriores, precisamente porque no subestima a nadie ni se encasilla en un rubro específico ni apela burdamente al sentimentalismo.
Es increíble que una película de animación logre plasmar tantas emociones como si fuese actuada por humanos, que transmita un mensaje tan reflexivo y no se quede en la superficie, que sea tan bien lograda técnica y estéticamente, y divierta y absorba con sus historias a grandes y chicos.
Creo que tus expectativas son muy altas con Pixar, sobredimensionadas. Tal vez si vieras con los mismos ojos a Dreamworks, por poner sólo un ejemplo, hubieras enterrado a "Shrek 3" y jamás hubieras permitido que hagan ese papel bochornoso con la cuarta entrega.
Ojalá Pixar nunca cambie su estilo, porque eso sí que será lamentable.
Un abrazo.

Eva dijo...

Hola Xavi, ya hablaremos mejor de Toy Story 3 en la uni pero de todas formas un 6 me parece una nota un tanto escasa... sí es cierto que aunque recurre a la lágrima facililla hacia el final, también era bastante requerida teniendo en cuenta las circunstancias argumentales que afectan a la tercera parte, que no son las de la primera ni las de la segunda.
Me han dicho que en Italia, por ejemplo, el reseteo de Buzz también es en español con acento andaluz... No estoy de acuerdo en que sea un momento bochornoso, creo que en ese sentido eres duro y que además aquí en Cataluña nos vemos influenciados por la poca presencia de ese acento y por ello puede parecer raro. Me pareció bien porque normalmente las películas de animación apelan y utilizan los elementos y la estética de culturas de todo el mundo, no entiendo por qué cuando aparecen los nuestros nos tiene que parecer raro. Además me pareció muy gracioso.
Estoy de acuerdo en que la escena de barbie y Ken en el vestidor recuerda a dreamworks pero, en general, quedé muy satisfecha de palícula en general, sobre todo porque al ser la tercera parte temía que fuera más floja. Y lo que también espero es que no hagan una cuarta, porque la historia ya me parece bien concluida así... Andy comparte sus juguetes para que hagan feliz a otro niño, sería immaduro volver a la primera parte.
Nos vemos pronto!!

pd: Me gusta mucho el nuevo look del blog!

sofia martínez dijo...

¡Es maravillosa! La disfruté, mis pequeños la disfrutaron y estoy segura que millones también lo hicieron. Para mí ha sido inolvidable y maravillosa, creo que la espera valió la pena, no hay duda que Toy story 3 es una de las películas infantiles que marcó a chicos y grandes, una mezcla divertida con un poco de emotividad fueron la combinación perfecta para no sólo entretener al espectador sino también para cautivarlo. Gran, gran cinta no me cansaré de decirlo.