domingo, 31 de mayo de 2015

CRÍTICA | EL PADRINO: PARTE II, de Francis Ford Coppola


EL PADRINO: PARTE 2, de Francis Ford Coppola
Largometraje nº 01: Cinoscar Summer Festival 2015: Sección oficial a concurso
Elección de David Hidalgo Moreno
EE. UU., 1976. Dirección: Francis Ford Coppola Guión: Francis Ford Coppola y Mario Puzo, a partir de la novela de Puzo Duración: 200 min. Género: Drama. Thriller Tráiler: Link Reparto: Al Pacino, Robert De Niro, Diane Keaton, Robert Duvall, John Cazale, Lee Strasberg, Talia Shire, Gastone Moschin, Michael V. Gazzo, Marianna Hill 
¿De qué va?: Nueva entrega de la historia de la familia Corleone. Mientras asistimos al mandato de Michael Corleone como nuevo capo, conocemos los orígenes de su padre Vito, su llegada a Nueva York y los hechos que le llevaron a construir un imperio que en la actualidad parece desmoronarse.
Palmarés: 6 premios Óscar, incluyendo mención en mejor película.


RESEÑA DANIEL: La compleja elaboración estructural en la que se desarrolla el guión de El padrino: Parte II requería de un compendio de personas comprometidas con llevar hacia lo más alto la continuación de una historia de honra y lealtad familiar. Coppola los tenía, y logró una (quizás la mejor) gran secuela de la historia del cine. El estilo que Coppola vierte sobre el film es de un gran refinamiento y de una distinción y exactitud en cada fotograma que consigue un acercamiento lúcido, franco e inteligente hacia las relaciones establecidas de la mafia italoamericana. Su retrato es de una pureza y sobriedad envidiable, en el que pasado y presente se fusionan equilibradamente, dotando de energía a un film que revela las desgracias internas/emocionales de esta familia entre odios, celos y venganza. Allí, en la cúspide, se halla un Michael Corleone desnudado psicológicamente, profundizado en los mínimos detalles y adiestrado como objeto de estudio para millares. La película no sólo es la continuación perfecta de otro clásico, sino la pieza de un rompecabezas que compagina a la perfección una historia hilvanada entre el inabarcable respeto familiar y la creación de un imperio interminable. Sublime creación artística, insuperable en muchos aspectos.

------------------------------


RESEÑA ISIDRO: Llevaba ya unos cuatro años con esto del cine cuando vi por primera vez El padrino. Me resistía a enfrentarme a la considerada mejor película de la historia según muchos porque temía que me decepcionara. Ya me había pasado con alguna y sabía que cabía la posibilidad de que su fama hablara por ella. Pero la película me acosaba por todos lados, el padre de una amiga hasta me la grabó en dvd porque le parecía inconcebible que me considerase cinéfilo y no la hubiera visto. Finalmente la vi en un momento de debilidad tras un mes de sequía cinéfaga y conseguí sortear la decepción: era un pedazo de peliculón. Hace cuatro años de aquella tarde en la que me sentí más cinéfilo que nunca, y cuatro son los años que han pasado hasta que he conseguido ver El Padrino: Parte II. Manda huevos, ¿no? Es curioso cómo a veces podemos viciar tanto la percepción de una película por algo tan, en principio, externo a la obra como son las expectativas. Nos cuesta enfrentarnos a una película sin condicionantes, y más si su fama la precede, como es el caso. Pero la satisfacción es mayor cuando te das cuenta de que su reputación la tiene más que ganada. Y es que El Padrino: Parte II no es un peliculón, son dos, ambos soberbios, que contrastan las figuras de Vito y Michael como capos de la mafia: mientras que el primero consigue prosperar y garantizar la protección de su familia, el segundo, con la misma pretensión, provoca la destrucción gradual de la suya. Una película casi perfecta a todos los niveles. Ahora solo espero que no tengan que pasar otros cuatro años para ver la tercera.

------------------------------


RESEÑA MAYRA: Sin duda una de las cosas que nos permite el Cinoscar Summer Festival es ponernos al día con nuestros deberes cinéfilos. El padrino es una de esas películas, o más bien de esas trilogías, que todo el mundo ha visto y que incluso ha leído el ibro, pero que sin embargo yo la había aparcado y no me había dado la oportunidad de verla hasta ahora. Tal vez porque en cierta forma sabía lo que me encontraría. Una historia dura y bien contada, con interpretaciones muy destacables (Brandon fue la estrella inolvidable en la primera parte, Al Pacino en esta segunda). Y aunque El Padrino: Parte II no logra ser tan impactante como su antecesora, sin duda estamos ante una obra merecidamente laureada en su día y que incluso hoy es un referente del cine. Pero como no siempre la perfección es lo que atrae, debo admitir que de alguna manera no termina de conectar con mis gustos.

------------------------------


RESEÑA MIGUEL: Es ya típico y mítico usar El padrino: Parte II como la respuesta a la frase “Segundas partes nunca fueron buenas”. Pero es que esta obra de ingeniería cinéfila es el paradigma perfecto para desmitificar el hecho de que las secuelas son siempre peores. Cierto es que para el que escribe la primera parte es insuperable. El gigante inicio de la saga contaba con un Marlon Brando brillando en un personaje icónico, y fue la que comenzó con el engranaje de esta trilogía dando vida a La Familia, siendo imposible ya para sus sucesoras resultar novedosas. Sin embargo, Francis Ford Coppola consiguió en esta continuación asombrar a los espectadores confeccionando una narrativa paralela, convirtiendo parte del metraje en una precuela, y tratando de olvidarnos de Brando (tarea imposible) con un Robert de Niro pletórico que merecidamente se llevó el Oscar. Ver esta cinta significa consumir historia del cine en mayúsculas, es objetivamente una pieza maestra que no se presta a subjetividades. Aquí las opiniones no cuentan, El padrino: Parte II sucumbe ante unos requisitos de forma y estéticos que la convierten en una obra de arte emocionante, y plagada de talento. Funciona como un gran museo (el British de Londres me viene a la cabeza) al que te encanta volver, redescubrir rincones y maravillarte con sus detalles. Ninguno de los films aquí a concurso tendría nada que hacer si nos centráramos en sus calidades artísticas; pero siempre hay que contar con el factor emocional, la conexión que se genera con el que ve, la empatía… Y si bien El padrino: Parte II es una obra magna, esta es la segunda vez que accedo a ella, mientras que otras películas me piden a gritos que vuelva a ellas tres, cinco, siete veces. Por lo tanto, no está todo dicho.

------------------------------



RESEÑA XAVIER: El padrino: Parte II bien podría ser la película de películas, la pieza central de la que surgen todas las historias, estrategias narrativas y temáticas del cine moderno. Coppola firma en un maestro paralelismo de tiempos y personajes una historia doble (el auge y la caída de un imperio), y con ello nos desvela las alas más oscuras del ser humano (a modo de los clásicos grecolatinos) y realiza el ejercicio de historiografía cinematográfica más complejo y apasionante que se recuerde (de la llegada de inmigrantes italianos a la isla de Ellis a principios del S. XX a la sofisticación de la picaresca gansteril, bajo un escandaloso amparo legislativo, de los años 60). El film también alcanza sus cotas más elevadas en sus constantes citas a la primera El padrino (posteriormente ampliada con la ligeramente infravalorada El padrino: Parte III): la más evidente, la celebración con la que arranca el film, con una descripción de personajes y una dicotomía de espacios (los exteriores, bulliciosos y opulentos; y los interiores, irrespirables y oscuros) con claras reminiscencias al arranque del film del 1972. Sus escenas memorables se cuentan por docenas y la contención dramática de Pacino y De Niro está al alcance de pocos intérpretes. Cuesta creer que Coppola pudiera rodar el mismo año ésta y La conversación, o que el film naciese como mero imperativo comercial de la Paramount. El padrino: Parte II es una obra maestra (o mejor: mayor, inmejorable e irrepetible).

------------------------------


VALORACIÓN DE LA CRÍTICA

En su intento por resolver todos los cabos sueltos de la familia Corleone, el film avanza y retrocede, y se provee de una estructura débil. Revela la simplicidad del estilo de Coppola, detalle que no sucedía en la primera parte, una elegante obra maestra. Rogert Ebert, Rogerebert.com

Una producción admirable, menos emocional que su predecesora. Una gran épica histórica que estudia la naturaleza del poder en la herencia norteamericana. John H. Door, Hollywood Reporter

Shakespeariana y con la mejor escena final de la historia del cine. Una precuela-secuela ambiciosa y rompedora. Supera con creces la primera parte. Peter Bradshaw, The Guardian

Se pueden contar con los dedos de una mano las secuelas que superan a su original. Pero de sólo una se puede decir legítimamente que es mejor que el film que la inspira. Esa es El padrino: Parte II, una metáfora sobre la Norteamérica inmigrante. Neil Smith, BBC

NOTA DE LA CRÍTICA

Filmaffinity: 8'9 / IMDB: 9'1 / Sensacine: 9'1 / Metacritics: 8'6 / Rottentomatoes: 9'8
------------------------------


VALORACIÓN DEL JURADO FESTIVAL

El jurado del CSF ha decidido promover el film a  
13 PREMIOS DEL FESTIVAL:

Mejor película
Mejor director: FRANCIS FORD COPPOLA
Mejor actor protagonista: AL PACINO
Mejor actor secundario: ROBERT DE NIRO
Mejor reparto
Mejor banda sonora original: NINO ROTA y CARMINE COPPOLA
Mejor guión adaptado: FRANCIS FORD COPPOLA y MARIO PUZO
Mejor fotografía: GORDON WILLIS
Mejor vestuario: THEADORA VAN RUNKLE
Mejor montaje: PETER ZINNER, BARRY MALKIN y RICHARD MARKS
Mejor peluquería y maquillaje
Mejor diseño de producción: DEAN TAVOULARIS, 
ANGELO P. GRAHAM y GEORGE R. NELSON
Mejor canción: Senza Mama, Ciuri Ciuri, Napule Ve Salute

NOTA DEL JURADO

1 comentario:

Andrea Pérez Ulloa dijo...

Sin duda el padrino constituye una obra maestra y una joya para la industria cinematográfica, he pensado que posiblemente esta película haya hecho que artistas como Robert Duvall fueran reconocidos por su trabajo y que ello también implicaría una alza a su carrera artÍstica. Excelente película.