sábado, 6 de agosto de 2011

Jesse Eisenberg y los parques de atracciones: ADVENTURELAND y ZOMBIELAND

ADVENTURELAND, de Greg Mottola (EE. UU., 2009)
Ya es casualidad que Eisenberg, antes de ser Mark Zuckerberg en La red social, diese vida a dos adolescentes en dos películas distintas que por unas cuestiones u otras acaban en un parque de atracciones. En su día pasé olímpicamente de Adventureland por la marca de su director, autor de Supersalidos y de la recién estrenada Paul. Pero, sorpresa, Adventureland no es la comedia juvenil de brocha gorda que me esperaba. Y vuelve a resultar divertido que Eisenberg se haya especializado en un prototipo de veinteañero muy característico: delgado, no guapo pero ligeramente resultón, muy listo y con una labia muy fina, más irónico que divertido, y un auténtico patoso con las chicas aunque al final siempre acaba conquistando a la guapa de turno. Es un Woody Allen precoz en potencia (hipocondríaco, con el don de la pertinencia y la verborrea, marginado social, incomprendido por padres y amigos, adorablemente 'desastre') y por eso ya queremos ver Bop Decameron, su primera película con el genial neoyorkino. ¿No hablábamos de Adventureland? Pues es la historia simpática de un chico que empieza a trabajar en un parque recreativo en horas bajas durante un verano, meses antes de viajar a la capital para empezar curso en la universidad. Una película que sólo destaca por su ambientación musical y que se ve del tirón, sin que llegue a apasionar. Un título correcto que gustará a nostálgicos y maduros de espíritu joven que quieran volver a los 80. Si la ven no se arrepentirán, pero tampoco se pierden nada si, para volver a recordar los hits de David Bowie y The Cure, echan mano de los cds que tienen por casa. Aún así debe molar trabajar en un parque de atracciones, ¿no creen?  

Nota: 6


BIENVENIDOS A ZOMBIELAND, de Ruben Fleischer (EE. UU., 2009)
Bienvenidos a Zombieland era otra película que en su momento descarté. ¡Fallo! En la línea de Zombies Party, es una comedia de terror que se ríe del género zombie pero también lo homenajea, así que proporciona sustos y risas a partes iguales. Sus personajes están tan bien definidos y la idea da para tanto que los 80 minutos de metraje saben a poco (tendremos opción de 'más y mejor' en la segunda parte, prevista para el año que viene). Una historia que demuestra que sus responsables son ante todo cinéfilos, mitómanos y fanáticos del género zombie, con un poco de western y un toque a lo Apatow, homenaje a Bill Murray y revisión alegre del Apocalipsis. Eisenberg echa mano de un libreto de reglas para sobrevivir y el público sólo debe sentarse ante la pantalla y dejarse llevar por esta road movie llena de encantadores sinsentidos. Si la vida es tan trágica, más vale no tomarla demasiado en serio. Y si no nos tomamos en serio el mundo en su devenir normal, ¿por qué debería asustarnos el fin de la especie en manos de humanos reconvertidos en zombies? Seguro que a Tarantino le hubiese encantado haber escrito ese momento en el que Emma Stone y Abigail Breslin matan a una docena de muertos vivientes desde lo alto de una atracción de caida libre. Perfecta para ver con amigos en verano.  

Nota: 7

1 comentario:

daniel dijo...

Yo disfruté Adventureland, porque no es un drama adolescente tipico, tiene un buen esquema y un desarrollo descomplicado... Al contrario la vez que vi Zombieland la detesté porque me pareció un producto patético y ridiculo; si, no soy muy adepto a esos films... que le puedo hacer.

Saludos Xavi!