lunes, 15 de marzo de 2010

Crítica de ALL ABOUT STEVE (LOCA OBSESIÓN)

El imperio Razzie se ha cebado con All about Steve, una de las comedias más surrealista de la pasada temporada. Si se entiende el Razzie como el premio a aquello que, en un intento de ostentar cierta calidad, acaba en la más burda mediocridad, no se entiende el galardón (las nominaciones) de este engendro: All about Steve es consciente de sus locuras y las explota hasta el final, distanciándose sábiamente de todas las comedias y comedietas que, al final, parodia. Porque no estamos ante 'otra divertida propuesta de Sandra Bullock' (para algo la diva ejerce labores de productora), sino ante un chiste verde que sabe sus limitaciones e intenta triunfar donde muchos dan rodeos: en la cinefilia de supermercado, en el trono de lo tonto y chorra. Las imágenes de All about Steve aman lo surrealista, lo bestia, lo demencial, lo cutre... rizar el rizo en un género con exceso de tinte (e, intuímos, demasiadas canas en su interior). Viva la referencia, porque la película tiene caspa y es adictiva: despierta risas de perplejidad, no de descojone. ¿Por qué defender lo mejor de lo peor (o viceversa: cuestión de perspectiva)? Porque la Mary de Bullock es histórica y porque el guión del conjunto mezcla con descaro cine de catástrofes con desastres amorosos. ¿Por qué All about Steve y no All about Mary? Otro misterio. Otra vez (y van...), Bullock salva una película (la película, su película) de la absoluta miseria.




Seguimos anonadados: la cinta aprovecha la profesión de la protagonista para defender una filosofía de extraradio sobre los crucigramas (sus huecos, las palabras complicadas, el reto de terminarlos: todo tiene en All about Steve una referencia rosa). Tal dialéctica sirve para explicar la vida de una pandilla de desgraciados sin éxito profesional ni personal. Mary es una niña que quiere su momento de gloria, pero el conjunto social esconde su condición de frutrada, fracasada, incluso frígida. Los seres de All about Steve nacen y se crían en la marginación, en el ostracismo social y cinematográfico (¡para que digan que no la cosa no tiene jugo!). La nómina de fracasados se completa con Thomas Haden Church y Bradley Cooper, otros dos tontainas que, como periodistas de segunda, se ven obligados a radiar las noticias más imbéciles. Entre las dulces locuras de la películas destacan el leitmotiv final (Bullock cayendo a un pozo... eso hay que verlo), la conversación entre Mary y el camionero (Bullock da las gracias al conductor por no violarla: ¿what?) y las poses heroicas de Church (¿una niña con tres piernas? superior a nuestras fuerzas). Es tan mala que no deben perdérsela.


Nota: 5

2 comentarios:

bmanav dijo...

¿Por qué defender lo indefendible?...también es un misterio.
Bullock no ha salvado ninguna de sus películas, al contrario , las hunde más. Bullock forma parte de la mediocridad de sus películas. Es estúpido rebuscar para encontrar algo bueno en All about Steve porque todo es en vano . No sólo las frambuesas de oro la han tratado como se debe, también la crítica la ha hundido...tan solo hay que observar el 19 en metacritic. All about steve y Bullock son BASURA CON O SIN FRAMBUESA DE ORO, CON O SIN OSCAR.

Lara Tuyaret dijo...

Guauuuu, debo decir que no coincido en lo que decis, esta peli me parecio una de las mas malas del 2009. Pero no puedo dejar de felicitarte por tu dialectica y la manera en que a través de la palabra, logras encontrar cosas buenas y convertis en oro una pelicula de la cual se han hablado pestes. Felicidades! Este es un gran articulo