domingo, 17 de octubre de 2010

AMADOR 9 / 10

Dicen que Amador es la película más luminosa de Fernando León de Aranoa. Puede, aunque me permitirán que no comparta esta apreciación. Amador es una película muy especial (y no es un adjetivo más: es, decimos, MUY especial) y precisa de espectadores con sensibilidad y cierta paciencia. Salí del cine tras verla con cinco kilos más y una historia que aún sigue en mi cabeza. Siento personalizar tanto la crítica, pero es una película que sólo funciona si se vive en primera persona. El sufrimiento de Marcela, una Magaly Solier que debería tener el Goya en el bolsillo, es nuestra tortura durante casi dos horas. Es una cinta que duele y que al final, en esos cinco minutos que dan un vuelco a la trama (otra vez subrayamos: un VUELCO  verdadero, decisivo, de esos que te dejan con la boca abierta durante varios minutos) el espectador recibe una sacudida brutal que, paralelamente, le permite desprenderse de la amargura de la protagonista. Amador no tendrá el apoyo de la crítica (de hecho no lo está teniendo), pero me siento totalmente indentificado con este cine español: un cine que arriesga, que experimenta, que juega. Sería una injusticia que Amador, la mejor película de Fernando León de Aranoa, no tuviese presencia en los Goya y similares (extrapolo este argumento para otra querida mía: Todo lo que tú quieras). Amador me ha dejado tocado y hundido: ha conseguido que por un momento creyese en algo tan extraño como la resurrección de un personaje y ha logrado que sienta la asfixia de ese verano que retrata. Una película mística cuya poética resulta a ratos ampulosa, aunque también forma parte de su juego (a León de Aranoa siempre le ha perdido la retórica un tanto romanticona, y aquí metaforiza con puzzles, flores y la mismísima dicotomía de la vida y la muerte). Leerán todo tipo de críticas sobre Amador, y este blog sabe que es uno de los pocos espacios que están sobreentusiasmados con la película. Tomen esta reseña con cautela.


MARCELA

En la actual industria cinematográfica es muy difícil rodar una trilogía. Pero lo de Magaly Solier se sitúa en un nivel más elevado: ha logrado una tríada de personajes en sus primeras incursiones en el cine, tres personajes marcados por el dolor. A la joven Madeinusa y la Fausta de La teta asustada se le añade esta Marcela, una inmigrante sudamericana que un día decide abandonar su casa. Pero descubre que está embarazada, y debe volver con su marido. Éste se dedica a vender rosas que antes roba de los contenedores de unos grandes almacenes, y ella, con el fin de salvar la economía familiar, empieza a trabajar cuidando a Amador, un anciano con muchos secretos. La película es Marcela: sus pasos, sus apesadumbradas expresiones, sus lágrimas, sus rezos y supersticiones. Sus acciones son discutibles, pero son las suyas y el espectador debe respetarlas. Marcela logra que Amador sea una película silenciosa que mezcla lírica con política. El director incluye otro personaje: el de una prostituta que visita a Amador todos los jueves a media tarde. Con este inserto cómico, la película abraza lo que podría ser una trama almodovariana para aliviar la carga emocional de la historia central. León de Aranoa vuelve a sentirse atraido por la mentira: Marcela se ve obligada a fingir algo que no desvelaremos, igual que los protagonistas de Familia. La precariedad laboral y la frontera de lo (i)legal también eran el contexto de Los lunes al sol. De Princesas recupera esa figura de la prostituta, esas 'sirenas' que tanto gustan a Aranoa desde que rodara un cortometraje con ese título. Y de Barrio queda la descripción de una zona de extraradio donde se concentra la parte más corrupta de la sociedad y, curiosamente, los sentimientos más puros (Marcela, en sus férreas creencias, en su fragilidad y desde la encrucijada que le ha tocado vivir, actúa como una santa). Marcela es casi un personaje 'vontrieriano'. Y Yolanda (Sonia Almancha), aunque sólo aparece cinco minutos, es el personaje que guarda toda la semántica del relato. Incluso en las partes en las que la película no rinde al cien por cien, incluso en esa media hora central en la que no parece pasar absolutamente nada, Amador se reivindica como una experiencia intensísima, un tour de force visual con una narrativa pausada, una historia necesariamente imperfecta. Una alegoría de lo espiritual y lo material, como antítesis y como conceptos muy unidos, en tiempos de crisis económica. Un regalo, aunque sea una rosa con espinas. Una película que pesa.


La escena: Unos inmigrantes sureños roban unos rosas de unos contenedores. Los guardias del lugar corren tras los ladrones. La película empieza aquí, y una rosa preside los títulos de crédito.

La interpretación: Magaly Solier está, otra vez, soberbia. 

El diálogo: El encuentro final entre Yolanda y Marcela. El final sorpresa del año, así, sin más.

Una duda: ¿Por qué Amador, que podía aprovechar el tirón mediático de Solier y la popularidad de León de Aranoa, no ha participado en los festivales de Cannes, Venecia o San Sebastián? ¿Por qué nadie ha promocionado la película como se merece?

5 comentarios:

ArturO dijo...

Siempre le he guardado mucho respeto a la Solier, y desde que vi el trailer espero mucho esta pelicula...
ojala y la pueda ver ya.
BTW. apuntale un 9 a Winter's Bone
si t llegaron mis notas del cinerankin?

Pablo Martinez dijo...

Qué bueno, me la apunto. ¿Cómo la puedo ver Xavi? Dudo que en mi provincia remotamente argentina se estrene en cine.

Saludos!

PM

John dijo...

Wow!, vi el trailer hace un tiempo, pero no esperaba una crítica tan elogiosa de tu parte, conociendo lo exigente que eres Xavi.
Lejos del chauvinismo, reconozco la capacidad de Magaly Solier para mimetizarse con sus personajes... es una muchacha que para mí está por encima del bien y el mal, es única, un orgullo para Perú y tal vez (sin querer o pretenderlo) el rostro más visible del tan mentado "nuevo cine peruano".
Hay una producción de directora belga, "Altiplano", donde su caracterización también encaja dentro de los roles que mencionas, y aunque pueda pensarse en encasillamiento, los matices que logra en cada una de sus interpretaciones es el punto fuerte de estas películas.
Vaya que con tu crítica tan elogiosa y personal ya quiero ver la película!
Un abrazo Xavi.

Roke dijo...

La veré con cautela, aunque ardo en ganas de ver aquí a Solier, puede volver a tener opciones de PACOs, jajaja.
Un saludo.

Jesús Benabat dijo...

Muy de acuerdo contigo Xavier. Te adjunto el enlace de mi critica acerca de Amador. Un saludo!

http://elcinequevivimospeligrosamente.blogspot.com/2010/10/critica-amador-el-viaje-introspectivo.html