martes, 14 de febrero de 2012

Película de culto: Crítica de TAKE SHELTER


Take Shelter es una película de una belleza bizarra. Es uno de los dramas recientes más conmovedores. Es uno de los thrillers más espeluznantes. Ante todo una marcianada. Y si se la sabe apreciar, un pozo sin fin de referencias, de metáforas, de sutilezas. Porque Take Shelter es de esas cintas que crean fascinación, cuyo final conecta con sus primeras escenas por lo que puede vivirse y visionarse en un bucle sin fin. También es una 'película mundo', con una coherencia visual impecable, capaz de construir un imaginario propio y potente. Se la puede considerar una 'película experiencia' porque logra ponernos en un estado de tensión constante, dibujando un crescendo de gran intensidad. Ni El árbol de la vida ni Beginners ni cualquier título que se les ocurra: Take Shelter es la mejor representante de ese otro cine norteamericano que sin contar con el apoyo de grandes productoras y campañas promocionales es capaz de tocar y hundir al espectador. Film de culto inmediato y una de las sorpresas más agradables que nos depara este 2012. Acójanse a sagrado y escóndanse en el refugio más cercano porque está a punto de estallar una bomba de buen cine.


Take Shelter es una mezcla de géneros. Hay muchas subtramas dentro de esta historia de un padre que quiere proteger a su familia cueste lo que cueste. Estamos ante uno de los retratos más sorprendentes de la América profunda religiosa y conservadora, supersticiosa y rural. Una gran metáfora sobre la incomunicación verbal y emocional entre los seres humanos representado en la pequeña hija sorda del matrimonio protagonista. El recuerdo de un pasado que pesa como una losa y condiciona toda una vida. Una mención a la crisis financiera y el impacto en la sociedad, expuesto a partir de los desórdenes psíquicos del protagonista. Una apuesta arriesgada con ecos de apocalipsis religiosa. Una historia mística y elegíaca que cuenta un fin de ciclo y un inicio de etapa. Y por encima de todo, una historia 'de miedo', pero de un miedo casi metafísico: 'el miedo al miedo', terror a lo que vendrá, pánico por repetir los errores de nuestros progenitores. Nichols logra que todas las piezas de Take Shelter encajen a la perfección, y para mayor mérito juega con las distintas posibilidades de una historia que si bien en su interpretación no todo vale (evita con atino las trampas del cine de Shyamalan y la pomposidad hueca del cine de Nolan) sí es lo suficientemente rica como para dibujar una polifonía de posibilidades y significaciones. Take Shelter hay que pensarla, pero sobre todo sentirla: por eso es tan difícil de explicar una película de tormentas imaginarias, de ciudadanos corrientes reconvertidos en profetas al borde de la locura, de cielos esplendorosos que se despliegan ante los ojos interrogantes de un hombre que no sabe si está viviendo, alucinando o soñando.


No dejen que les cuenten nada antes de verla. Sorpréndanse al leer que Michael Shannon logra la interpretación del año por encima incluso de los aspirantes al Oscar en un cruce fantástico entre el Nicholson de El resplandor y el Gyllenhaal de Donnie Darko. Crean que Take Shelter tiene la mejor Jessica Chastain vista hasta la fecha. Y no exagero si digo que la noche después de verla no logré pegar ojo. Take Shelter cala los huesos y pone a prueba los cinco sentidos del espectador. Un espectáculo memorable, grandioso y épico.


Nota: 9

Si te gusta esta crítica, vótala en Filmaffinity

5 comentarios:

LuisEVM dijo...

Critica acertada...muy de acuerdo con ella...la mejor Chastain de todas

saludos!!!!

daniel dijo...

Muy buena reseña Xavi, creo que tiene una mezcla sugerente y atractiva desde el inicio, en su desarrollo y por supuesto el final. Thiller espeluznante de una intriga desmesurada y con una potencia enorme, capacidad de arrasar con los sentimientos y pensamientos del espectador. Chastaain y sobre todo Shannon están magnificos, una dirección acertada y una musica apropiada (especialmente en esos minutos finales).

Saludos!!

Manderly dijo...

Impecable visualmente y protagonizada por un Michael Shannon desbordante que logra transmitirnos todos sus miedos y dudas de manera clara.
Merecedora de más reconocimientos, especialmente para Shannon.
Saludos.

Seldon dijo...

Bueno, pues leída tu crítica.
Como ya sabes no estoy de acuerdo en la valoración, pero si que hay que reconocerte dos cosas: efectivamente es una marcianada (lo cual no es ni bueno ni malo per se) y efectivamente es una película de culto, que para mi es aquella que no suele tener un gran público, pero que entre los que tiene no suele haber términos medios, o son admiradores incondicionales, o son acérrimos detratores. Esta creo que cumplirá con ese criterio. Tampoco tengo nada en contra de las películas de culto, por ejemplo Cube me fascinó, y no me importó que no se explicara ningún motivo origen o causa, o que al final, cuando acaba, tampoco te contara que había fuera... Pero "durante", es decir mientras dura toda la película ¡ahhh eso es otra cosa!
También estoy de acuerdo en que hay muchas metáforas, y en la referencia a Shyamalan (ya la mencioné yo también, a mi de hehco me recordaba a El Incidente) que salvo un par de veces que le sonó la flauta por casualidad, suele lograr crear esa sensación de mal rollito, pero el resto me deja con la sensación de "quiero y no puedo". Lo que ya no tengo tan claro es que al evitar sus trampas no caiga en otra (aburrir).
Al fin y al cabo yo entiendo el cine de otra manera, básicamente se pueden resumir en dos frases una de Hitchcock: "El cine es una sala con 400 butacas que hay que llenar" y la otra no recuerdo si de Wilder o de Hawks: "Tengo 10 mandamientos: los 9 primeros son no aburrir"

Saludos.

P.D.: Tampoco estoy de acuerdo con la referencia a Nolan, de hecho IMHO, Christopher Nolan y David Fincher son los dos mejores directores de cine actuales (por actuales quiero decir que lleven haciendo películas desde los 70)

Rafa Jimenez dijo...

Acabo de verla y me parece nada mas que interesante y con un buen final, pero por lo demas normalita, eso si, larga y con tramos aburridos...