domingo, 6 de febrero de 2011

GOYA A LA MEJOR PELÍCULA HISPANOAMERICANA: Crítica de EL HOMBRE DE AL LADO (Argentina) y LA VIDA DE LOS PECES (Chile)

A Pabela, por recomendármela.

¿Cómo reaccionarían si su vecino empezase a construir una ventana con vistas a su casa? Esta pregunta, esta excusa o idea, es el detonante de una de las películas más bizarras y estimulantes que ha dado el cine hispanoamericano. El hombre de al lado es sumamente compleja. Habla de la alienación familiar, y eso la emparenta con títulos como Canino o La mosquitera, en las que las relaciones entre padres e hijos, maridos y mujeres, presentan una fractura que titubea con el drama y la comedia. La película es también una cinta de terror, porque la irrupción de ese 'hombre de al lado' conseguirá alterar la existencia del protagonista, rozando la paranoia. También podemos analizar el film como una irónica descripción de las manías de un hombre engreído, tiquismiquis, que se cree el súmmum de la modernidad y la inteligencia; en este sentido, los realizadores entienden el personaje pero también establecen distancia con el mismo, como si uno al final no supiese quién es el malo de la historia (sería interesante, a modo de reverso, ver 'la otra película', la trama que está latente pero oculta en El hombre de al lado: la verdadera rutina de Víctor, ese vecino extravagante, amenazante, puede que mejor persona de lo que habíamos intuido). Y en el fondo, la cinta es un western: la lucha de dos vecinos, la contraposición de dos posturas, dos maneras de interpretar un mismo hecho (esa dichosa ventana) que muy inteligentemente se nos presenta en los títulos de crédito como un muro con su lado blanco y otro negro (el 'muro' como símbolo que sesga y separa, y que, al abrir una brecha, se convierte en un 'puente' donde salen a relucir las miserias de los implicados).  Lo dicho: sumamente agradable, una historia curiosísima que va por derroteros inesperados y toca todo tipo de temas. El cine argentino del 2010 debe presumir de esta pequeña joya, subversiva e inquietante, pero sobre todo un divertimento que se presta a múltiples visionados y lecturas. Una grata sorpresa ché. Arquitectónicamente perfecta.

Nota: 8


--------------------

Andrés vuelve a Chile para celebrar el cumpleaños de un amigo suyo. Durante 80 minutos, los mismos que dura la película, Andrés se reencontrará con todos aquellos a los que no ve desde hace 10 años. Recordará algunos momentos cruciales de su vida y puede que esa noche cambie sus planes de futuro. Matías Bize, quien rodara En la cama, es un especialista en armar películas románticas con escasos medios. Aquí se sirve de pocos actores y toda la historia se asienta sobre un guión muy ingenioso. La inteligencia de Bize se demuestra en el rodaje de actores y en las caracterizaciones de cada una de las habitaciones que pisa Andrés. La vida de los peces es lo más parecido a una road movie de la soledad en la que el personaje vaga de estancia en estancia, reflexionando, despidiéndose de todas las personas que aprecia y deseando reconquistar al que siempre fue su amor platónico. La vida de los peces es corta y efímera, y Andrés aprovecha cada segundo. El director también, un sabio a la hora de construir estampas de compleja y sencilla intimidad. La película es un reflejo de aquello vivido y lo que queda por vivir, el espectador conecta con su protagonista y el guión deja una sensación de verdad muy reconfortante. Todos tenemos cosas en la mochila y todos sentimos incertidumbre ante los tiempos que están por venir. Vaya, que no cuesta nada vivir el periplo de Andrés como el nuestro y emocionarnos con su austerísimo final. La vida de los peces se centra en lo humano y sortea un rodaje que, intuimos, fue corto, intenso y con un presupuesto ínfimo. Encandilará.  

Nota: 7

2 comentarios:

Rodrigo Moral dijo...

Como argentino, puedo asegurarte que enviar a "Carancho" al Oscar en lugar de "El hombre de al lado" ha sido un error imperdonable.
Está claro que "El hombre..." se trata de una de las mejores películas del 2009 (argentinas, eh) principalmente por presentar un guión sencillamente complejo.

En cuanto a Chile y "La vida de los peces", me gustó mucho cómo está filmada. Y aunque sí, hay cosas que están de más, y otras que están de menos, es conmovedora. Grandes (grandísimas!) actuaciones.

¡Saludos!

Pabela dijo...

Qué bueno que te haya gustado El hombre de al lado! para mi fue toda una sorpresa porque la quería ver más que nada por sus protagonistas y me encontré con una cinta excelente. Como Rodrigo dice, creo que también hubiera preferido esta a Carancho para los Oscar pero la votación fue peleadísima, eso ya habla bien del film! jeje.
Me apunto la vida de los peces!y gracias por la dedicatoria! =D