miércoles, 3 de junio de 2009

MILLENIUM 1: LOS HOMBRES QUE NO AMABAN A LAS MUJERES 7 / 10

La cinematografía sueca se ha apuntado un gran logro al adaptar al cine a su máximo exponente literario, Stieg Larsson, antes de que la archifamosa trilogía cayera en manos de algún insulso productor americano (o algún yanki que no ama las buenas películas). De aquí que Millenium 1 sea una historia de aroma sueco: tenemos el hielo ya visto en Déjame entrar y disfrutamos con su exotismo, aunque no nos separen demasiados kilómetros. El film reune todas las bondades para ser un bombazo nacional, una película inteligente y muy entretenida que juega con el cine negro y los infantiles mecanismos del género detectivesco. Y tras la acción, la película esconde un relato más comprometido de hombres salvajes, conspiraciones familiares, corrupciones políticas y complots informáticos: Larsson era periodista y su relato, algo más que un mero código Da Vinci, critica muchos estamentos y rutinas de la sociedad sueca. Aunque la trama criminal despista a los críticos, es de justicia destacar que Millenium 1 es un libro y una película sueca, y que es el público nórdico quien captará todos los detalles, matices e indirectas del astuto Larsson. Millenium 1 termina siendo un entretenimiento noble y eficaz, nada anodino pese a su largo metraje (que no estirado: la fidelidad al material escrito no destruye las bondades del film), un acierto que recuerda casos como el de El orfanato en España, Los chicos del coro o Bienvenidos al Norte en Francia, o El último beso italiano.



Quien no se divierta es porque no quiere: el film engancha y termina sin ninguna incoherencia ni altibajo. Millenium 1, que no es ni quiere acceder al calado estético y moral de, por ejemplo, Michael Haneke, triunfa como un producto comercial, bastante liviano pero no complaciente. Puestos a poner algún pero, podría reprocharse la insulsa repetición de fotografías, vídeos y escenas, un mecanismo para que el espectador no se pierda entre tanta complejidad. La oscuridad, que aquí se impone como sello indiscutible de la saga, consigue una reina de altura con el personaje de Lisabeth Salander, uno de los seres más enigmáticos y magnéticos del cine y la literatura actual. Porque el film, que al final muestra su ambición y eficacia, nos explica que los personajes no son meros clichés y que su naturaleza afecta y altera el relato visto. Cerrada la trama central, la saga prosigue y, aunque esta primera entrega no es excelente, será difícil de superar. Entretenimiento muy recomendable (sobre todo tras los exámenes: pura evasión).

4 comentarios:

Cinefilico dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cinefilico dijo...

Excelente crítica Xabier, enhorabuena. Ahí te dejo la mia que publica en el foro donde participo foro.oscarzine.com:

Nada más que en Europa se podría dirigir esta película y no parecer una superproducción fallida.

Los hombres que no amaban a las mujeres es una película fría y distante, igual que el libro de Larsson, cuyos personajes apenas muestran sus sentimientos e inquietudes, como si vivieran en alguna dimensión distinta a la nuestra dentro del mismo universo.

Oplev ha sabido captar bastante bien, la esencia del libro, que es una crítica a la sociedad sueca, y hacerla universal de forma que lo que ocurre en Estocolmo y Hedestad, bien podía ser Madrid y Arosa (Galicia) o Londres y Jersey.

El director y los guionistas han sido bastante inteligentes a la hora de quitar paja al libro siendo toda la película bastante fiel a la novela de Larsson, lo que es de agradecer. Además Oplev no cae en continuos flashback (la película se podría haber echo a base de ellos), y los que utiliza son, su mayoría, de apenas unos segundos lo que le da vitalidad a la película.

Es de agradecer también el soberbio trabajo de Noomi Rapace creando una Lisbeth Salander oscura y fría pero muy humana, toda una heroína, cual Juana de Arco del siglo XXI. Michael Nyqvist, que hace de Blomkvist está tal vez un poco sobreactuado pero no deja de ser una buena actuación.

Mención aparte merece el danés Jacob Groth, que realiza una banda sonora terrorífica y que te mantiene en tensión en todo momento. También debo destacar la labor de la dirección artística.

Como ya dije al principio, creo que está película solo podría rodarse en Europa...

Un 8

Sean Bauer dijo...

bueno, tu critica ya al menos me anima a verla (a ver cuando con los examenes)

Ahora mismo me estoy leyendo el libro y aunque esta bien, no me esta enganchando nada. Creo q tenia demasiadas expectativas para con el libro y no me esta gustando mucho. Cuando termine ya te contare, aunque la pelicula la vea seguramente = )


Un saludo

DIALOGUISTA dijo...

La voy a ver pronto, me llama la atención!!
Saludos!!