martes, 26 de abril de 2011

De putas y puteros: Crítica de CARNE DE NEÓN

Queda lejano en el recuerdo el cortometraje Carne de neón, y aun así no hay que tener demasiada memoria para admitir que la historia, en su salto al largometraje, conserva la estética y sobre todo la particular ética de sus personajes. Viendo las escasas cifras de taquilla que obtuvo a principios de año, los responsables del film tendrán que admitir otro dato: Carne de neón, una película que aspiraba a ser un producto comercial, no acabó de cuajar, y puede que no lo hiciese porque los fans del cine español más burdo la interpretaron como 'una de mafiosos' y los seguidores del cine negro más patillero la vieron como otra 'españolada' del montón. Ni unos ni otros se llevan el gato al agua: Carne de neón es una mezcla de ambas tendencias, y lo curioso es que se excede en la nómina de chistes sucios y también tiene la manga ancha a la hora de crear escenas de acción y sangre hiperbólica. La película viene a ser una Pulp Fiction ibérica para públicos poco o nada exigentes; y aunque uno siempre está pensando mientras la visiona que todo podría contarse de otra manera, es innegable que en este pozo de roña hay un resquicio de talento. Aún hay tiempo para que el director Paco Cabezas decida si quiere seguir la senda de Álex de la Iglesia o la de Santiago Segura, lo mismo que sucede con otros talentos de chatarrería como los de Ramón Salazar y Javier Rebollo. Mientras, la película coge un poco de Almodóvar y otro tanto de Chuck Norris con total descaro. No es una película buena y no será esta crítica quien la reivindique. Pero sí hay que evidenciar en voz alta que esa sección de nuestro cine que reniega de las 'torrentadas' dejaron sin nominación al Goya (y lo que es peor, sin reconocimiento popular) a secundarios de oro, Vicente Romero (ahora en la televisiva La República) y Ángela Molina (en la pantalla pequeña con Gran Reserva) a la cabeza. Lo justo y necesario para que uno se olvide del fantástico torso y el pésimo talento de Mario Casas. Carne de neón ha pagado con creces la penitencia de su doble naturaleza. Pero no se olviden de ella: no cuesta imaginar al 'Ricky', la 'Pura', la 'Canija', el 'Niño' o la 'Infantita' como símbolos 'chaboleros' de una historia que da para otras tantas películas e incluso para una serie de televisión.


Nota: 5'5

3 comentarios:

Tsunami dijo...

Ángela Molina está absolutamente memorable en Carne de neón. Es una actriz fantástica, pero recuerdo que no podía parar de reir cada vez que ella irrumpía en la pantalla. Porque hay actrices que aparecen, pero Ángela es de las que irrumpen y eleva la escena. En ésta película realiza una de las interpretaciones de su vida y no exagero. Desde Carne Trémula no la había visto también, sin contar la anecdótica y sobresaliente aportación de la intérprete en Los abrazos rotos y de los momentos de lucimiento en la estupenda serie de televisión "Gran reserva". Para mi la película es discreta, pero tiene momentos estupendos y sobre todo esconde interpretaciones espléndidas como las de Vicente Romero, Dámaso Conde, Macarena Gómez y la ya mencionada y una vez más espectacular interpretación de una de las grandes de nuestra pantalla. Merecía la candidatura al goya como mejor actriz de reparto, al igual que otra a la que se la robaron: Concha Velasco, impecable en Rabia de Sebastián Cordero. Hubieran sido unas grandes competidoras para Laia Marull.

Océana dijo...

Estuve en el festival de cine FECINEMA(festival de cine negro) y la ponían por la nubes, el jurado le dió "El Plácido de Plata" a la mejor película.

Me echó para atrás verla ciertas escenas del trailer en las que sólo había violencia, después ví que había sido la mejor peli del festival y pensé que quizás era buena...y me la había perdido. Leyendo tu crítica, me doy cuenta que, en realidad no es tan buena y me doy la razón a mí misma.

Nota: no soporto la palabra de verificación para comentar...

sofia martínez dijo...

Pese a no ser la gran película es bastante entretenida, creo que aborda el tema de la prostitución desde un punto de vista bastante atractivo, en general me pareció atractiva pero creo que le faltó muchísimo para cautivar al espectador.