miércoles, 4 de septiembre de 2013

Crítica de AHORA ME VES... (NOW YOU SEE ME), de Louis Letterrier

Hay que reconocer que una película como Ahora me ves... presenta numerosos atractivos para el espectador, y por ello no es raro que se haya convertido en una de las cintas más taquilleras del verano en todo el mundo. A todos nos ha gustado jugar a desenmascarar los trucos del mago y hemos tratado de explicar desde la razón aquello que parece salido de la chistera de lo inexplicable. Con El ilusionista y El truco final como referentes hollywoodienses recientes de lo bien que pueden insertarse las cuestiones mágicas en géneros cinematográficos ya marcados, Ahora me ves... da una vuelta de tuerca a la fórmula, monta un nuevo teatrillo de ilusionismo y lleva el contenido de la caja de 'Magia Borrás' al cine de robos y atracos a gran escala. Vaya, que el film de Letterrier no inventa nada, pero mezcla a placer todo tipo de temas y formas, dando como resultado un show bastante entretenido que hará que en la platea se oiga algún 'wuau' de admiración. Con todo, a Ahora me ves..., pese a ser una función espectacular, se le ven las costuras. El juego siempre termina en engaño, ya que mientras el artista hace sus malabares en el escenario no nos percatamos de la vanalidad de su premisa. Ahora me ves... tiene un grave problema de guion porque no sabe resolver la trama de forma creible. No salen las cuentas, y guardarse un as en la manga es trampa. Durante hora y media estamos ante un film resultón, ligeramente interesante y con un endiamaje bastante endiablado y divertido, pero luego todo se desploma: o bien los guionistas no sabían desde el principio cómo terminar su historia, y eso les lleva a morder polvo; o bien el engaño estaba fijado desde el primer momento, y por lo tanto todo termina siendo una monumental tomadura de pelo. Será que albergamos muchas sospechas por la figura del mago, pero Ahora me ves..., al menos para quien escribe, se asienta sobre una premisa que pasa de original a vacía en lo que se tarda en chasquear los dedos y pronunciar 'abracadabra'. Seguramente será suficiente para las audiencias más crédulas, pero otros pedimos la devolución de la entrada. Un timo gigante. Mejor esconderse tras la capa y decir eso de 'ahora no me ves'. Difícilmente se librará de figurar en la lista de las grandes decepciones cinematográficas del año.


Para espectadores que buscan que les pongan a prueba.
Lo mejor: Su reparto, aunque cada actor interpreta a un personaje ya existente (o sea: a Eisenberg le toca un 'cerebrito antipático', Harrelson se limita a 'ser Harrelson', Freeman y Caine tienen el mismo rictus que en las películas de Nolan...).
Lo peor: Que el naufragio final no deje ver las virtudes de su inicio (aunque, admitámoslo: hay casos, y este es uno de ellos, en los que una mala resolución echa por tierra todo el conjunto).

Nota: 4

3 comentarios:

Pablo Martinez dijo...

Es notable como todos opinan lo mismo sobre esta película. Pocas veces vi tanto concenso sobre las fallas de un film. La quiero ver solo para corroborarlo y sumarme a esa multitud jaja

Además, temo que Leterrier quiera jugar a ser Nolan.

En fin, la veré y opinaré en su momento.
Muy buen texto, como siempre, Xavi.

Te invito a pasar por mi blog, hay un informe especial sobre Roland Emmerich.

Saludos!

Néstor Fonseca dijo...

Tenía todo para ser una cinta interesante y al final el truco se cae, estoy de acuerdo completamente, aunque después de ver tu nota creo que fui demasiado amable con la mía. No se puede esperar mucho de un director que tiene como mayor logro el Hulk de Edward Norton.

Saludos!!! Te invito a leer en mi blog las opiniones sobre "The Bling Ring" y "Before Midnight".

Xavier Vidal dijo...

Curioso consenso... algo que dice muy poco de la película.
Saludos, chicos! :)