miércoles, 26 de agosto de 2009

SURVEILLANCE (VIGILANCIA) 4'5 / 10

Surveillance se alzó en el pasado Festival de Sitges con el premio a la mejor película, algo harto halagador y totalmente inmerecido para un thriller insulso, mero relato que solo puede amenizar las tardes tontas de algún domingo de verano. El segundo proyecto de Jennifer Lynch nos engaña desde los títulos de crédito, prometiendo un terror extremo que nunca llega. Al final, Surveillance es una cinta de diálogos pesados, producto de la ingenua intención de crear una historia de la nada, sin armarla de interés, fuerza y coherencia. El real misterio está en saber qué atributos hacían de Surveillance una película digna de reinar el palmarés, al menos para el jurado del festival. Incomprensible, como incomprensibles y endebles son los personajes y las situaciones del film.



Debe reconocerse, al menos sobre el papel, que Surveillance es un film especial, pequeño en intenciones y medios. Lynch quiere narrar la historia de dos policías que investigan un extraño caso en el que se ven involucrados otro policía un tanto corrupto, una joven drogadicta y una niña de apariencia frágil. Los tres personajes, que al principio parecen extraños pero cuyos destinos son parejos, narran su propia versión de los hechos, algo que el film recoge en formas de tres largos flashbacks, al final unidos en uno y teñidos de rojo sangre. La espera, pese a todo, es eterna y la acción, cuando llega, carece de endamiaje: no nos importan los personajes y, aunque sorprende el giro argumental del final, poco interesan los avatares de unos u otros. Lo mejor de Surveillance está en el terror de toda la vida (los sugerentes minutos iniciales) y algunos momentos de goce gore, de feísmo muy logrado (el camello que muere ahogado en el vómito de su propia cerveza). La forma es buena, pero el qué es tan vacuo que todo naufraga. Que Julia Ormond (actriz con poca suerte) y Bill Pullman (uno de los peores intérpretes de su generación) protagonicen el film es ya una prueba irrefutable de que Surveillance, pese a los logros obtenidos, caerá en el cajón de las mediocridades malogradas. Es corta, pero ni eso es un valor a reivindicar: existen capítulos de Expediente X o Perdidos más potentes, originales y interesantes que esta road-movie intelectualoide. Totalmente prescindible.

7 comentarios:

Mariano dijo...

"Road-movie intelectualoide" es una perfecta definición... Opino casi lo mismo de esta película, solo que yo además rescato las interpretaciones de Pell James y Ryan Simpkins... Por cierto, TE CORRIJO: Esta NO es la ópera prima de Jennifer Lynch... su opera prima fue "Boxing Helena" y le valió un Razzie a la peor directora... puedes chequearlo en iMDb... de echo, yo la ví: y es todavía peor que "Surveillance"
Muy buena crítica!
Saludos

dsm dijo...

pues a mi me entretuvo mucho, muchos dicen que el final se veia venir pero a mi al menos me sorprendió el giro que da al final, eso si Jennifer Lynch no defiende para nada su nombre

satrian dijo...

Yo iba a verla por curiosidad, pero ahora quizás me lo pienso, con todo lo que tengo por ver.

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Si es que ese es el problema de ser la hija de... que se presupone que tu trabajo tiene que ser increíble y luego pasa lo que pasa, que se nos da una historia desinflada, que daría como mucho para un corto y con un final previsible que se descubre antes de que suceda.
Saludos

Santi dijo...

Completamente de acuerdo contigo, un premio inmerecido el de Sitges para un thriller de pacotilla, uno más entre el millón de sucedáneos cuyo único mérito real es una impecable factura técnica. Destaca la fotografía y el uso del color para cada historia, sobre todo. Quizá en lo único que no estoy de acuerdo en tu crítica es en lo "sorprendente" del final, ya que para mí (que no suelo adelantarme nunca a un giro final) me pareció tremendamente previsible y estúpido, aunque ya solamente siendo previsible no hace falta seguir.

La única historia interesante me pareció la de los policías, unos cabrones desalmados. En cambio la historia de la familia o la de los propios agentes especiales es soporífera, no aportan ningún interés y solo sirven para confirmar lo que comentas, que "Surveillance" pasará al olvido inmediatamente. Si no lo ha hecho ya. Y pensar que el año pasado en Sitges participaron maravillas como "Martyrs", "Déjame Entrar" y "Eden Lake"...

Javi Triunviro dijo...

Ahora llego yo (como siempre) y estoy en desacuerdo contigo.

A mi me gustó mucho esta película, tiene de todo, y los actores protagonistas lo hacen de lujo.

Para mi fue una sorpresa y una digna merecedora del premio en Sitges.

Xavier, coincidiremos en alguna película??? saludosss y dale recuerdos a lars von trier de mi parte...jajaja

Anónimo dijo...

Hola, soy el administrador de un foro sobre audiencias y cadenas y tal y estamos preparando una sección de cine, en la que cada cadena crase una serie de películas con argumento propio y reparto y demás y he pensado que quizás te gustaría participar valorando tales películas.
Si te gusta la idea, entra en el foro:
http://elshareinfernal.superforo.net/forum.htm