lunes, 20 de septiembre de 2010

Crítica de CARANCHO

Carancho es una película que sorprende. Nunca cumple el prototipo de película argentina, al menos ese cliché de cine dialogado y con tintes sociales que tenemos en España. Y destacar que estamos en lados diferentes del charco, esperemos que no opuestos, es importantísimo porque Carancho conecta con una realidad ché que el resto de espectadores sólo podemos ver desde cierta comprensión y exotismo. Pablo Trapero, que sigue empeñado en reinventar el thriller hispano (o más bien inventarlo: Leonera fue su primer asalto), se confirma con su nuevo trabajo como un autor complejo que filma desde las entrañas para, de paso, sacar a la luz las vísceras más oscuras de su país. Cine comprometido que aspira también a ser 'pochoclero', como dirían nuestros amigos. En un tiempo en el que triunfan programas televisivos tan mentirosos como Callejeros, Carancho aporta esa cuota inaudita de verismo que tanto esperábamos, unas imágenes que el proyector escupe y que la pantalla recoge para incomodar al personal. Hay que dejar las cosas claras: por muchas películas de acción yanki que se estrenen este año, nada podrá igualar la tensión, la amargura, la brutalidad de muchas escenas de este Carancho teñido de marrón, rojo y negro y diseñado a modo de planos secuencia que cortan la respiración (la escena final es, simplemente, sublime). En ningún momento sabemos qué va a pasar. Y la desazón es absoluta con sus dos protagonistas, llenos de capas, secretos y sutilezas que despistan y atrapan al espectador. Carancho habla de corrupción en un contexto de cine negro con una pareja clásica y una resolución totalmente sorprendente. Sentirán en sus carnes el trabajo de un servicio nocturno de Urgencias y su unidad móbil, y descubrirán los entresijos más tétricos de los accidentes de tráfico, sus víctimas y los buitres que se nutren de la desgracia ajena. Habrá que añadir el término 'carancho' a nuestro diccionario cinéfilo, y habrá que olvidar ciertos clichés respecto el cine hispanoamericano. Es críptica, incluso a ratos cuesta adentrarse en su atmósfera (y más si, en nuestro caso, se suma la complicación del acento sudamericano). Es la película argentina más local y a la vez más americana en años. Para espectadores que no hagan ascos a películas radicales, incómodas, vivísimas.



La interpretación: Ricardo Darín, que por una vez no hace de 'Ricardo Darín'. Le toca lidiar con un personaje súmamente contradictorio. Él es el héroe y el antihéroe. 

La escena: La huida final, un logro técnico que ya querría para sí el mejor Tarantino.

El momento: Darín rompe la pierna de su cliente con una bara en mitad de un descampado y en la oscuridad de la noche. 

El dato técnico: Una fotografía muy cuidada. Véase la escena en la que la pareja protagonista almuerza en un bar: la cámara recoge el momento desde el exterior y va acercándose a medida que avanza la acción. 

Nota: 7'5

6 comentarios:

chauncey dijo...

No la vi, me contaron cosas malas de ella... pero luego de tu critica la estoy viendo de inmediato... sigo la opinion de alguien que sabe.

Saludazo!

CHAUNCEY WAS HERE

Pabela dijo...

Bueno, a mí no me gustó para nada. Sí le reconozco buenos momentos como los dos que puntualizás de la "quebradera" de pierna o cuando él intenta apostarle un beso según se respeta o no el semáforo, jaja eso es genial. Pero el final...Dios! espantoso demasiado evidente y facilón, no sé. En cuanto al tipo de denuncia que hace y que existe, es real, lo prefiero bajo su anterior tipo de narrativa menos... no sé... evidente(?)

Alejandro the Kitsune-san dijo...

gran pelicula

me hizo acordar a la cine (norte)americano de los 70 con Scorsese a la cabeza

buen cine negro como hace mucho no veia en ninguna cinematografia

saludos

J. Schaermann dijo...

Estupenda película. Una de las mejores que vi este año, sin dudas. Sobria, brutal, cruda, una gran historia, muy original, actuaciones fenomenales y calidad técnica envidiable. ¿Qué más se puede pedir?
Un pedido: ¿podrías explayarte en cuanto a la manera en que describen el cine argentino en tu país? ¿Cómo son supuestamente las películas argentinas para ustedes? Pregunto por curiosidad, simplemente.
Muchas gracias.

Pablo Martinez dijo...

Bien ahi, Xavi. Me sorprendiste. Pensé que no te iba a gustar jeje

Excelente película, de una factura técnica envidiable y una capacidad narrativa que no todos logran entender, ni mucho menos hacer.

Saludos!

Adhara dijo...

A ver si cae esta semana... yo por mi adorado Darin voy a la última sala del multicine si hace falta jeje