lunes, 19 de octubre de 2009

À L'INTÉRIEUR (INSIDE) 4 / 10

À l'intérieur causó un gran revuelo en el Festival de Sitges de hace dos años. Y, tras verla, se entienden las quejas de crítica y público. Este viaje (afortunadamente corto) al interior de la casa de una embarazada, al epicentro de un accidente de coche aún presente, es un macabro espectáculo de chorros de sangre imposibles y momentos tan insólitos como inverosímiles. No nos creemos nada de una película tan básica, tan corta en metraje como vacía en contenido. El espectador avispado intuirá la identidad del enemigo a los cinco minutos. Y, para más colmos, se reirá al ver cómo la película ridiculiza las fuerzas policiales. Personalmente, me encantaría gozar de las tijeras multiusos de la protagonista, un aparato pequeño pero matón capaz de romper puertas y abrir cuellos y vientres. Una lindez, el arma de todo cocinero. Otro dato negativo. También merecen la atención unos rastros de sangre excesivos, más marrones que rojos, que dejan intuir los trucos a base de vetadine y otros líquidos. La factura técnica es mala, sus actrices son pésimas, el guión es inexistente, y À l'intérieur, que acumula demasiados despropósitos, acaba dando más pena que miedo. Es un film friki para espectadores frikis. El resto agradecerá no verla, sobre todo las mujeres en cinta.




Pese a todo, À l'intérieur presenta algunos puntos dignos de incluirse en toda reseña. Aunque su estructura narrativa copie la fórmula de los telefilms, la película presenta una lucha cuerpo a cuerpo entre dos mujeres bastante interesante. La estética de videojuego, fría y ágil, se repite. À l'intèrieur no deja de ser una simplificación del esquema del terror de ahora y siempre: una asesina inteligente, vestida de negro y con expresión aguafiestas, y una víctima indefensa que está a punto de dar a luz. Lo demás (descripción psicológica, coherencia argumental, detalles técnicos, etc., da igual). La cinta, como Alta Tensión o Martyrs (todas francesas), es una película de mujeres que fabula, aunque sea en forma de pesadilla, sobre la maternidad y los miedos de la madre. La mala quiere poseer el feto que perdió, mientras que la inocente quiere el novio que un día le fue arrebatado. À l'intèrieur es una partida de ajedrez morbosa que tiene el mérito y la desgracia de ser repulsiva y surrealista. Hay algo estimable en una película que, aun siendo mala, atrae. Será que en el fondo, à l'intèrieur, todos somos unos sádicos. ¿Cómo no aplaudir una frase promocional tan ingeniosa: 'ouvre moi ta porte... que je t'ouvre le ventre?


5 comentarios:

GUSTAVO dijo...

Al fin alguien que opine que es mala!!!!
Soy de los pocos que piensa como tu.
Saludos!

http://cinemaparadisouy.blogspot.com/

Pablo Martinez dijo...

No la pienso ver porque escuché varias criticas malas de esta pelicula.

Saludos Xavi!! Te espero comentando en mi blog en la critica de Public Enemies!

Un abrazo!!

PM

redna dijo...

Abres de forma curiosa la semana del cine de terror. Un film muy deficiente, aunque si mencionas que es para frikis del genero seguramente me gustara.

Sea asi no me llama la atencion ver el film y espero que me des alguna recomendacion mejor de cara a los siguientes comentarios.

Saludos y quiero ver que comentes esta semana en mi blog tus tres o cuatro peliculas españolas favoritas jajaa.

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Pues no eres el único que piensa que no es buena. Uno ya empieza a estar cansado de este nuevo cine gore francés. Mucho mejor, y de la misma temática, es Grace.
Saludos

Santi dijo...

Una verdadera lástima que no disfrutaras de "À l'Intérieur", Xavier. A mí me gustó mucho y fue la segunda de la corriente de cine francés brutal que vi, tras "Alta Tensión". Son películas que no aportan nada nuevo al género, pero son tremendamente honestas y brutales, y hoy en día lo que pide el cine de terror es más desparpajo y brutalidad, que es justo lo que ofrecen "Alta Tensión", "À l'Intérieur", "Frontiére(s)", "Martyrs", etc.

Es una corriente que me encanta, y de momento no me cansa, así que me parece una forma excelente de revitalizar (que no reinventar) el género. Chapó por ella.