viernes, 8 de junio de 2012

Parodia Burton: Crítica de SOMBRAS TENEBROSAS (DARK SHADOWS), de Tim Burton

Burton es el maestro de las adaptaciones: le tocó dar un nuevo toque al universo Batman, aceptó dirigir una nueva versión de El planeta de los simios, tradujo en imágenes el libro infantil Charlie y la fábrica de chocolate, pasó a la gran pantalla el musical teatral Sweeney Todd y recientemente hizo su versión de Alicia en el país de las maravillas. Una trayectoria curiosa: en la mayoría de los casos estamos ante películas coherentes con el mundo de Burton, de forma que resulta casi inapreciable el material de base de cada obra. Sombras tenebrosas renueva una serie televisiva de los 60 y el esquema se vuelve a cumplir: sin ver los títulos de crédito cualquier cinéfilo podría averiguar sin demasiado esfuerzo que esta es de nuevo una película de Tim Burton. Otra vez con Johnny Depp y Helena Bonham Carter. Con concesiones a universos extraños, con una familia taradísima, con un trabajado contorno visual y una historia tan ridícula como bien ejecutada. Aunque Sombras tenebrosas está destinada a ser un alto en el camino o una ruptura en esa línea burtoniana. Alicia en el país de las maravillas ya supuso una fractura, quizás porque en ella poco o nada quedaba del Burton narrador y sí de un Burton estético. Sombras tenebrosas, por el contrario, tiene un aire de opereta, de chiste, de ejercicio festivo e intrascendente, que recuerda al primer Burton. Donde Alicia en el país de las maravillas parecía un producto nacido por un imperativo comercial, Sombras tenebrosas se divierte desde el primer minuto siendo una obra menor que adopta y desmonta la tradición del cine de terror. Sombras tenebrosas es tan teatral, tan excesiva, incluso tan mala en algunas partes que solo puede caer en el saco de los éxitos burtonianos. Como no fan de Burton, y por tanto más afín al Burton menos serio, Sombras tenebrosas no deja de ser una historia sincera y previsible, descacharrante e insustancial, que en sus momentos de máximo esplendor y cutrez parece mezclar La muerte os sienta tan bien, La guarida y Piratas del Caribe. Me río con las caras de la mala malísima Eva Green. El ejercicio retro protagonizado por Depp no podría ser más acertado: cameo de Alice Cooper y poster de David Bowie a la cabeza. Bonham Carter como doctora 'robasangre' pide a gritos una película para ella sola (algo que parece 'cantar' cual sirena desde las profundidades del mar en el último gag de la cinta). Y el personaje de Michelle Pfeiffer, empeñada en presentarse al espectador bajando la larga escalinata de su mansión, parece una parodia de las 'brujas' que la actriz ha interpretado en su desafortunada carrera (imposible no pensar en Stardust o Hairspray). Vaya, que Sombras tenebrosas gana por la vía del divertimento fácil. Para ello hay que asistir a la sala como lo hizo este blog: no esperando absolutamente nada. Y con el convencimiento de que Burton está sobrevalorado y que solo despunta cuando menos se espera de él. Todas las sombras son tenebrosas, pero no todas las obras burtonianas se prestan a una tarde de cine en familia y con palomitas. 'Una película irregular (incluso regular) pero buena'.


Nota: 6

2 comentarios:

León dijo...

Coincido bastante con tu opinión como ya reflejamos en nuestro blog. No es una obra maestra, pero no es tan despreciable como se va diciendo por ahi. Es que a la gente a veces le da por linchar algo y se ceban

Alicia Jaramillo dijo...

No consideraría a esta película como la mejor del productor. Sin duda se queda corta si lo que se quería era posicionarse en el genero de terror. A pesar de que cuenta con excelentes actores como la participación de Eva Green, deja mucho que desar. A ésta le creo más su papel gótico y tenebroso en la serie Penny Dreadful 2, ahí sin duda la historia de terror supera a esta película y la caratertización de los personajes ha sido un éxito. No es mi serie preferida, pero me gusta y la recomiendo.