miércoles, 20 de julio de 2011

Incógnitas matemáticas y cinematográficas: Crítica de LA SOLEDAD DE LOS NÚMEROS PRIMOS

'Mis hijos me han arruinado la vida', dice el personaje de Isabella Rossellini en un momento de La soledad de los números primos. Uno espera que tras esa aseveración haya un dramón de tomo y lomo, pero no es así. Estamos ante la adaptación cinematográfica del best seller de Paolo Giordano, un libro que en su día no leí. Por eso me esperaba que la película fuera una historia de amor más o menos convencional, que la cinta discurriese por caminos conocidos tal y como apuntó la crítica del pasado Festival de Venecia. Será mi total desconocimiento de la novela original pero el film me ha parecido más rebuscado de lo normal. No puedo valorar si es una buena traslación en imágenes de la historia de Giordano, pero sí se ve que no es la típica película que quiere llevar a las salas a los lectores de la novela. Así, La soledad de los números primos es una cinta misteriosa, la historia de encuentros frustrados entre dos marginados sociales que se esconden en sus caparazones. No hay besos, más bien susurros o caricias entre dos amantes que nunca estuvieron hechos para ser amados. Es difícil analizar la película cuando sus personajes, en sus diferentes edades, son como dos incógnitas matemáticas y cinematográficas (o, siguiendo el juego, dos números primos gemelos no divisibles por nadie y separados por un número par). La película también aspira a ser una 'x' inconclusa, una ecuación sin resultado. Hay momentos en los que cede al romance adolescente como en la escena de la discoteca. Hay otros en los que se intentan agregar insertos líricos como esa mujer esquiando. Y hay minutos totalmente desquiciados, con una atmósfera turbia, como ese inicio en el teatro infantil o la parte que concierne a la Alice adulta, corriendo entre selvas imaginarias y desmayándose en un supermercado. En todo caso, no veo en La soledad de los números primos nada que justifique esa frase de Rossellini tan contundente, tan fuera de contexto, tan impostada. El drama que se esconde en el corazón de la película (una hermana desaparecida, una situación de bullying en el instituto) no da sentido a los silencios y desaires de los personajes. Pero es innegable que la película tiene un algo extraño que me atrapa y que hace que soporte sus dos horas de duración sin plantearme que la historia no se sostiene por ningún sitio. No quiere ser una película polémica, pero seguramente será criticada por muchos frentes. Si hay que posicionarse, este blog la apoya aún a sabiendas de su frágil estructura. ¿No se trata de simpatizar con esos personajes suicidas de acciones y actitudes tan tan incomprensibles? Pues eso.


Si te gusta esta crítica, vótala en Filmaffinity

Nota: 6

3 comentarios:

Manderly dijo...

Algún día lo intentaré con la película porque con el libro me fue imposible.
A pesar de la cantidad de gente que lo ha leído, para mi fue algo imposible.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Pelicula italiana bastante buena.Pero hay que ver la Rossellini en "El funeral" de Abel Ferrara (ahora en el Festival de cine de Locarno)

adela yannini dijo...

La dejare para cuando me este dando mi tratamiento para la caspa, asi me obligo a terminarla.
Saludos