miércoles, 25 de febrero de 2009

EL LUCHADOR 6 / 10

El León de Oro más deslucido en años llega a nuestras salas tras confirmarse la resurrección de Mickey Rourke y Darren Aronofsky para el público y la crítica. La película se presta a morbosas lecturas entre la persona y el personaje de Mickey Rourke, unos factores extracinematográficos que empapan irremediablemente los fotogramas de la propuesta. Película en forma de cuento, aunque a ratos poco complaciente y áspera, The Wrestler es el anhelo de una década perdida (los 80) y el deseo por ser alguien normal, toda una utopía para unos personajes que no entran en los cánones de la sociedad actual. En un momento donde el culto al cuerpo parece cosa obligada, retratar la decadencia de un boxeador, con su cuerpo viejo y magullado, lleno de grapas, marcas y fracturas, es un pequeño atrevimiento. The Wrestler también supone un pequeño cambio en el cine pugilístico: aquí no existen héroes porque las hazañas de Rourke son mero espectáculo, una mentira que sacia la violencia de las plateas más primarias. Ni rastro de las proezas de Toro Salvaje o la fábula familiar de Cinderella Man. La verdadera lucha se libra fuera del ring y El Carnero deviene un eterno marginado, alguien inestable con un trabajo inestable, una persona ruda cuyos errores pasados imposibilitan cualquier futuro alegre. De aquí que nuestro protagonista acabe su periplo saltando del ring, volviendo a su inevitable sustento y adicción, dejando su suerte en manos del destino y de un corazón a punto de estallar.



Existe por parte de Aronofsky una atracción hacia lo sórdido, aunque la cámara, con algunos planos bruscos y reminiscencias Dogma, siempre edulcora la historia. El director se permite pocas rarezas, Marisa Tomei está espléndida (aunque la historia de amor con Rourke nunca funciona) y la película se ve de un tirón, sin subidas ni bajadas, sin lágrimas pero sin efectismos lacrimógenos. Un título correcto, aunque no se entiende el entusiasmo de Win Wenders y sus compinches venecianos. Hay, pese a todo, varias escenas para el recuerdo: retengan ese Rourke que, mientras corre las cortinas de plástico de un almacén, recuerda los gritos de un público inexistente, la confirmación de que la vida, dura y a la vez gratificante, es un gran combate que nunca acaba.

4 comentarios:

Antonio López dijo...

Sólo puedo decir que me gusto bastante, mas de lo que esperaba.

Un saludo!

Mark Rubio dijo...

A mi The Wrestler me gusto muchisimo.

Creo que es increible como con una historia tan sencilla se puede lograr tanta profundidad y momentos memorables (el baile de Rourke y Evan Rachel Wood clavado en mi memoria)
Me impresiono totalmente. Con un final, deslumbrante.

un saludo!

VitoneMen dijo...

Gran Crítica:
La verdad yo veo a The Wrestler como una historia de dos perdedores solitarios que buzcan solucionar sus problemas. Es una película sencilaa y muy bien lograda, en mi opinión una de las mejores del 2008.

Te invito a mi blog para que veas mi crítica de Frost/nixon.

Saludos Xavier!

dsm dijo...

me gustó mucho la película, mucho más de lo que esperaba, no entiendo la calificación taaan baja, pero cada quien tiene sus gustos...