viernes, 5 de julio de 2013

CINOSCAR SUMMER FESTIVAL: MATAR A UN RUISEÑOR, de Robert Mulligan

MATAR A UN RUISEÑOR (TO KILL A MOCKINGBIRD), de Robert Mulligan (EE. UU., 1962)
Cinoscar Summer Festival 2013: Sección oficial a concurso
Elección y presentación de Jose Zambrano: ''La grandeza de Matar a un Ruiseñor no se puede expresar con palabras: es una experiencia única. ¿Por qué creo que debe ganar el festival? Porque tiene todo lo que se le puede pedir  a una película: a una suprema y perfecta historia humana, sincera y conmovedora se le suma un argumento prodigioso, una fotografía exquisita y un conjunto interpretativo alucinante y soberbio. Además es una película que sirve para aprender a valorar a la familia, enseña a ser humano y a compadecerse de los demás. Es una obra intensa, apasionante, conmovedora, inspiradora, emocionante hasta las lágrimas, única e irrepetible''.
¿De qué va?: Atticus Finch recibe el encargo de defender ante los tribunales a un ciudadano negro acusado de haber violado a una mujer blanca. Mientras prepara el litigio, especialmente problemático en la Norteamérica profunda y rural de la Gran Depresión, sus dos hijos viven en una realidad paralela de juegos, carreras y tardes veraniegas al aire libre. La curiosidad de los niños por conocer a su vecino, acusado públicamente de ser el autor de distintos asesinatos, les llevará a conocer una máxima importantísima: las apariencias engañan, sobre todo en una sociedad ignorante y prejuiciosa.
Palmarés: 8 nominaciones a los Premios Oscar 1963: ganó en los apartados de mejor actor protagonista (Gregory Peck), mejor guion adaptado, firmado por Horton Foote a partir de la novela ganadora del Premio Pulitzer de Harper Lee) y mejor dirección artística en blanco y negro. Ganadora de 3 Globos de oro, incluyendo los de mejor actor dramático y mejor banda sonora. Premio WGA al mejor guion del año.


Reseña: Matar a un ruiseñor, la película favorita del presidente Obama y una de las 25 mejores obras de todos los tiempos según el American Film Institute, es uno de los alegatos contra el racismo más contundentes de la historia del cine. Un clásico de la literatura llevado al cine, y ya en su momento convertido en todo un clásico refrendado por los premios de la Academia. Cincuenta años después se han superado gran parte de los prejuicios de la época, si bien queda mucho por pelear y todavía ahora el cine siente atracción por la época de la Gran Depresión y la Norteamérica intransigente: en esta lista hay que situar Criadas y señoras como uno de los éxitos más recientes. Matar a un ruiseñor es una película de espíritu narrativo que consigue trasladar al espectador las complejidades del mundo de los adultos y de los niños, ambos unidos en una gran parábola con moraleja final. Peck, comedido en todo momento, se luce en la larga escena del juicio, una demostración de la admiración que profesan desde tiempos inmemoriales los americanos hacia el concepto de la justicia y el espectáculo que deriva de este. Olvidándonos de la potencia y la necesidad de su mensaje, así como del impacto que debió suponer el estreno del film la Navidad de 1962, queda una película un tanto deslabazada por lo que respecta a sus líneas argumentales, pero totalmente recia y coherente en sentimientos y ética. Clásico que no ha envejecido: tiene la fuerza de un título mayor, la verdad de las grandes obras que radiografían el alma humana, la contundencia mayestática de las historias difíciles de poner en duda. Como historia enriquecedora cargada de valores ya es inmortal. Como película, sin llegar para este blog a la excelencia, destaca por la sinceridad de sus actores y la calidad del libreto de base. Cita ineludible de cualquier amante de las imágenes y de las letras.


VALORACIÓN DE LA CRÍTICA

Le falta gran parte de la atmósfera de la novela. Josh Larsen, LarsenOnFilm.

Soberbia en todos los sentidos. Gran adaptación de una novela memorable. Steve Crum, Kansas City Kansan.

Una obra maestra que parece haber sido rodada en estado de gracia. Pablo Kurt, Filmaffinity.


VALORACIÓN DE LA CRÍTICA DEL FESTIVAL

Todo un clásico norteamericano. Excepcional adaptación, memorable interpretación de Peck y hermosa partitura de Bernstein. Uggo Kollado

Supuso la lucha contra la intolerancia racial. Las escenas del juicio son de las mejores de la historia del cine. Gregory Peck, en el papel de su vida, lo borda. Guillermo Navarro

Una excelente puesta en escena de un film que muestra un contraste entre lo bueno y lo malo, desde el punto de vista de la inocente infancia y la experiencia de la madurez. Mayra Meza

Una de mis películas norteamericanas preferidas. José Barriga


PUNTUACIÓN DEL JURADO


3 comentarios:

UGGO dijo...

3/5 estrellas, me ha tomado de sorpresa. :D

Ahora bien, es un título clave por el tema y sobre todo para la "Moral" norteamericana, hablando de que los EUA siempre se quieren mostrar intachables y superiores en cualquier ámbito de "humanidad".
Es un film que me gusta bastante y que tiene esa capacidad de emocionar y sobre todo atrapar al publico por su historia, que aunque es trágica emplean a la infancia como un recurso para aligerarla (como en otras ya presentadas en la sección) lo cual le da ese plus de sensibilidad para atrapar al espectador y hacerla ver como "bonita y emotiva" generando una legión de fieles por como les llega.

Considero que el merito de este film recae sobre todo en 3 aspectos claves; el trabajo de Horton Foote que hace un trabajo esplendido con la novela de Harper Lee, un material que ya de partida se vende solo.
Seguido de sus cálidas actuaciones con un impecable Gregory Peck y rematamos con la hermosa partitura de Bernstein, digo, que filme no dejará semejante sensación al ver a su protagonista un padre-abogado viudo imbatible alegando sobre la inocencia en un estrado con un melodía hermosísima.

Hay varios tipos de películas en la sección, y esta pese a su gran calidad y condición de clásico, no me quito de la mente que este es el tipo de film que por sus cualidades suele premiar la audiencia ya sea dando premio o el boca o boca, por su cuenta Cannes esa edición hizo lo contrario (y me alegro) y la Academia también.

Por cierto, Robert Mulligan a partir de este éxito se dedico a rodar filmes similares, basados en novelas famosas y donde en la mayoría aparecían infantes, como su otro éxito “The Other” 1972.

Asociación de Blogs de Cine dijo...

La película es muy buena. A menudo la acusan de ser un poco panfletaria. ¡Bienvenido panfleto!

Atticus Grey dijo...

Solo 3 estrellas. Mmmm... Ya empezamos mal.