jueves, 10 de noviembre de 2016

CRÍTICA | COMANCHERÍA (HELL OR HIGH WATER), de David Mackenzie


Sin ley
COMANCHERÍA (HELL OR HIGH WATER), de David Mackenzie
Festival de Cannes: Sección Un Certain Regard. Festival de Sitges: Sesión especial
EE. UU., 2016. Dirección: David Mackenzie Guión: Taylor Sheridan Música: Nick Cave, Warren Ellis y VV. AA. Fotografía: Giles Nuttgens Reparto: Jeff Bridges, Chris Pine, Ben Foster, Katy Mixon, Dale Dickey, Kevin Rankin, Melanie Papalia, Lora Martinez-Cunningham, Amber Midthunder, Dylan Kenin, Alma Sisneros, Martin Palmer, Danny Winn, Crystal Gonzales, Terry Dale Parks, Debrianna Mansini Género: Thriller. Western Duración: 100 min. Tráiler: Link Fecha de estreno en España: 30/12/2016 
¿De qué va?: En una zona tranquila de Texas, dos hermanos atracan una sucursal bancaria. Un sheriff a punto de jubilarse y su ayudante irán a la caza de los fugitivos.


Comanchería, enésima mutación del western del S. XXI, es un thriller polvoriento que por momentos parece filmado por los hermanos Coen. La trama acontece en un rincón perdido de la Norteamérica profunda, un lugar en el que sus habitantes deben sobrevivir aunque sea a golpe de atracos, volantazos y fugas por carretera. La estructura del guión de Taylor Sheridan es muy sencilla, con dos perseguidos y dos perseguidores: los primeros, dos hermanos, un ex convicto sin expectativas y un padre de familia divorciado que no sabe cómo pagar la manutención de sus hijos; y los segundos, un sheriff nihilista y su ayudante, un oficial inmigrante. Comanchería, en la tradición de las mejores road movies, cuenta una persecución policial para al final ser mucho más: la exposición de un sistema corrupto que abandona a unos y a otros a su suerte. Los dos extremos terminan por no ser tan diferentes, y los personajes, sea cual sea el bando en el que pelean, demuestran una integridad moral ambigua, como si en mitad de la nada no quedara otra que disimular cualquier atisbo de humanidad a base de fuerza bruta. De hecho, ¿qué puede esperarse de un poblado de mala muerte en el que sus habitantes aplauden el asalto de su sucursal bancaria porque "los banqueros son unos ladrones"? Comanchería, con escenas de acción adrenalíticas y diálogos socarrones, sin olvidar la excelente banda sonora de inspiración country que firman Nick Cave y Warren Ellis, es, en esencia, un drama de amistad, familia, culpabilidad e instintos irrefrenables que, en la línea de las tragedias clásicas, termina con un encuentro en el que la palabra sentencia con virulencia, también con un calado mayor, aquello que las armas no pueden resolver. Un ejercicio de estilo que merece un lugar destacado entre las mejores películas del año.


Para amantes del western moderno (Slow West, Young Ones, The Salvation, etc.).
Lo mejor: Jeff Bridges.
Lo peor: Su combinación de tradición y modernidad puede desconcertar a algún espectador.


Escucha la reseña de Cinoscar & Rarities de COMANCHERÍA en